Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft demanda a Estados Unidos por las búsquedas secretas de datos de clientes

La compañía ha recibido 5.624 peticiones de información en los últimos 18 meses y en casi la mitad de los casos no ha podido informar a sus clientes

Sede central de Microsoft en España
Sede central de Microsoft en España en Pozuelo de Alarcón, Madrid.

El gigante informático Microsoft ha demandado hoy al Gobierno de Estados Unidos al considerar que es inconstitucional que el Ejecutivo prohíba a las empresas tecnológicas informar a sus clientes cuando sus datos o correos electrónicos han sido revisados a petición de la Administración. Microsoft asegura en su demanda que ha recibido en los últimos 18 meses 5.624 peticiones de información por parte del Gobierno utilizando la ley de Privacidad de las Comunicaciones Electrónicas y que en casi la mitad de los casos (de 2.576) no pudo informar a sus clientes de que los agentes federales inspeccionaban sus datos.

La demanda, presentada en un tribunal federal de la ciudad de Seattle, en la costa oeste de EE UU, donde Microsoft tiene su sede, augura otro enfrentamiento de alto nivel entre una empresa tecnológica y el Gobierno, que se suma al que mantiene Apple con el FBI por el acceso a un teléfono iPhone de uno de los terroristas de San Bernardino.

"Esta mañana hemos presentado una demanda en un tribunal federal contra el Gobierno de Estados Unidos para defender los que creemos que son los derechos constitucionales fundamentales de nuestros clientes, derechos que protegen la privacidad y promueven la libertad de expresión", indica Brad Smith, principal asesor legal de Microsoft, en el blog oficial de la compañía. "Creemos que, salvo en contadas excepciones, los clientes y las empresas tienen derecho a saber cuándo el Gobierno accede a sus correos electrónicos u otro tipo de datos".

"A pesar de eso, se está convirtiendo en rutinario para el Gobierno de Estados Unidos el emitir órdenes que exigen a los proveedores de servicios de correo electrónico mantener ese tipo de demandas legales en secreto", subraya Smith. La empresa considera que la situación "ha ido demasiado lejos", por lo que ha decidido recurrir a los tribunales para que evalúen la situación.

"Estas órdenes secretas violan la Cuarta Enmienda [de la Constitución de EE UU], que otorga a las personas y las empresas el derecho a saber si el Gobierno indaga en sus propiedades", afirmó el principal asesor legal de Microsoft. Añade que el comportamiento del Gobierno viola también la Quinta Enmienda, que garantiza, según recuerda Microsoft, el derecho de la empresa a informar a los clientes si las acciones del Gobierno afectan a sus datos.

La firma tecnológica afirma que esta demanda ofrece "una oportunidad" al Departamento de Justicia para adoptar una nueva regulación que establezca "límites razonables" en el uso de las órdenes secretas. "Presentar una demanda contra un Gobierno no es una decisión que tomemos a la ligera. Solo lo hacemos cuando creemos que están en juego principios fundamentales e importantes cuestiones prácticas", destaca Smith.

Llama la atención que haya sido la firma de Seattle la que ha dado el primer paso, dado que no es una de las que maneje redes sociales o información dirigida al cliente final. Aunque mantiene, con nuevo nombre, una gran base de clientes de Hotmail, así como perfiles de jugadores de Xbox, el mundo corporativo es su espacio natural. 

Twitter, Facebook, Yahoo! y Google mantienen la costumbre de publicar de manera periódica cuáles son los datos que les piden las autoridades. Uber, esta misma semana, ha sido la última en sumarse a la iniciativa. Estos informes de transparencia tienen ánimo de protesta y de búsqueda de complicidad de los clientes para que entiendan que lo hacen en contra de su voluntad. 

Una de las claves para que prospere la demanda de Microsoft pasa por conseguir la complicidad del resto de la industria tecnológica. Se espera que en los próximos días, como pasó con el caso del iPhone de San Bernardino, comiecen las muestras de apoyo de los grandes de Silicon Valley.