Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘indignados’ se manifiestan afuera de la casa del primer ministro francés

Cientos de personas se separaron de la manifestación contra la reforma laboral para apostarse fuera del domicilio de Manuel Valls

Participantes del movimiento 'La Nuit Debout' durante la manifestación de este sábado en la Plaza de la República de París.
Participantes del movimiento 'La Nuit Debout' durante la manifestación de este sábado en la Plaza de la República de París. EFE

Cientos de personas han decidido este sábado, a partir de las 11:00 de la noche, separarse de la manifestación contra la reforma laboral que se ha celebrado en París, una protesta que se sucede desde el pasado 31 de marzo bajo el lema 'Nuit Debout' (Noche en pie) y trasladarse a la calle Keller, en el distrito 11 de la capital, donde se ubica la vivienda del primer ministro, Manuel Valls.

A pesar de que el funcionario se encuentra actualmente en Argelia en una visita oficial, cientos de personas han dejado la plaza de la República, donde se concentran cada jornada para protestar por la 'Ley El Khomri' que el Gobierno pretende aprobar.

Bajo la etiqueta en Twitter #AperochezValls --que significa 'apéro' en casa de Valls, en referencia al aperitivo que se suele tomar antes de comer o cenar--, los manifestantes se han organizado para desplazarse hasta la vivienda del primer ministro, en cuyo barrio se han quedado bloqueados durante, al menos, una hora, según ha informado el diario galo 'Le Parisien'.

"La Policía nos ha impedido ir a tomar el aperitivo delante de la casa de Valls. Él no está ahí, pero nos da igual", ha asegurado uno de los manifestantes a un periodista del citado diario.

"Valls está en Argelia mientras nosotros tenemos problemas de empleo en Francia, mientras que no sabemos hacia dónde nos lleva este Gobierno", critica otro joven, también presente en esta manifestación paralela. "Y él viaja. Es irrespetuoso con la juventud", ha explicado.

"Venimos a expresarle nuestro descontento, y nos acogen los CRS --los agentes de las Compañías Republicanas de Seguridad, las fuerzas de seguridad de la Policía Nacional francesa--", ha añadido. "No es digno de la izquierda. Pero incluso en Alger, está escuchando nuestra revuelta", ha apostillado.

Durante cerca de una hora, el barrio al completo ha estado bloqueado y ha contado con un importante despliegue de fuerzas de seguridad. Los agentes han tenido que utilizar gas lacrimógeno para evitar el avance de la multitud, y si bien un grupo de personas ha lanzado proyectiles a agentes, la mayor parte de los asistentes estaba visiblemente descontento y desaprobaba este tipo de actos violentos.

Más información