La lucha antierrorista y la economía marcan el año del Gobierno francés

Este lunes se ha celebrado el primer consejo de ministros de 2016

El presidente francés, François Hollande, el 31 de diciembre en París.
El presidente francés, François Hollande, el 31 de diciembre en París.AFP

El presidente francés, François Hollande, ha marcado tres prioridades a su Gobierno para el año nuevo: la lucha contra el terrorismo, la batalla contra el desempleo y la iniciativa a favor de la inversión económica. Para el mandatario, que ha condicionado su candidatura a su propia reelección a la creación de empleo, se trata del último año entero antes de las presidenciales de 2017. La semana estará además marcada por los homenajes en el primer aniversario de los atentados yihadistas contra la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío, en los que murieron 17 personas.

“El año 2016 será un año de trabajo centrado en estas tres prioridades”, explicó el portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, tras el primer consejo de ministros del año, que marca el reinicio del curso político tras las Navidades. Sin sorpresas, la lucha contra el terrorismo, que ha golpeado fuertemente a Francia a principios y a finales del pasado año, se encuentra en primera línea. “En 2016 seguiremos luchando contra el terrorismo”, había avisado ya Hollande en su tradicional discurso de Nochevieja.

En este ámbito, la próxima etapa es la revisión constitucional, que se debate a partir de febrero en el Parlamento y que debe ser aprobada por una mayoría de tres quintos de las dos cámaras. La reforma fue anunciada por Hollande tres días después de los ataques yihadistas del pasado 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas. En ella se incluye la muy polémica medida de despojar de la nacionalidad a los franceses con doble pasaporte condenados por actos terroristas, aunque hayan nacido franceses.

El jefe de filas de los diputados socialistas, Bruno Le Roux, propone ampliar la sanción a los franceses sin doble nacionalidad para evitar distinciones, a pesar de que la legislación actual prohíbe crear apátridas. Preguntado por esta posibilidad, Le Foll se limitó a indicar que la medida está abierta a debate y que se van a estudiar todas las propuestas. “La preocupación del presidente y del Gobierno es lograr una amplia mayoría en un asunto que se refiere ante todo a la protección de los franceses”, indicó.

La recuperación de la economía y en particular la lucha contra el desempleo son las otras grandes prioridades del Gobierno. A Hollande le queda sólo un año para cumplir con su promesa de revertir la curva al alza del desempleo, que en el último trimestre parece haberse estabilizado. El paro es la primera preocupación de los franceses este año, justo por delante del terrorismo, según dos sondeos publicados recientemente por los institutos Odoxa y Harris Interactive.

Se espera que Hollande detalle sus medidas en su discurso de año nuevo ante el Consejo Económico, Social y Medioambiental (CESE) el próximo 18 de enero. De momento ya ha anunciado que apostará por una masiva inversión en la formación de los desempleados de la que se beneficiarán unas 500.000 personas adicionales este año, unas ayudas a las PYMES para fomentar la contratación y un gran plan de infraestructuras para la renovación de edificios y para la energía verde.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Menos de dos meses después de los atentados del 13 de noviembre en París, el terrorismo seguirá en cualquier caso marcando la agenda esta semana, en la que se celebra el primer aniversario de los ataques de enero. Entonces los yihadistas atacaron la sede del semanario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero, y un supermercado judío, el día 9. El baile de conmemoraciones se inicia este martes, con la inauguración de tres placas —frente a la antigua sede del semanario, en el bulevar en el que fue asesinado un policía y frente al supermercado judío—, a las que asistirán el presidente, familiares de las víctimas y supervivientes. Culminarán el domingo con una ceremonia oficial en la Place de la République, convertida en el símbolo de la resistencia al terrorismo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS