Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Raif Badawi: mil latigazos por la libertad

El Parlamento Europeo concede el Premio Sájarov al bloguero saudí en representación de aquellos y aquellas que luchan por expresar en sociedades muy reprimidas sus ideas

El bloguero saudí Raif Badawi
Varios activistas participan en una manifestación delante de la Embajada de Arabia Saudí en Londres (Reino Unido), el 22 de enero de 2015. EFE

Dijo Martin Luther King que nuestras vidas comienzan su final el día en que decidimos callar sobre aquello que importa. Para Raif Badawi, joven bloguero saudí, ha sido justo al contrario: el día en que tomó la decisión de no callar más su vida empezó a correr un gravísimo peligro.

Durante tres años, Raif escribió pequeños artículos en la web que había creado --Liberales saudíes libres, hoy clausurada-- en los que hablaba de las bondades del laicismo en un país que impone la religión a sangre y fuego. También apostaba Badawi, en su blog, por los derechos de las mujeres frente a un régimen que simplemente las anula. Sus textos que resultarían inofensivos en cualquiera de nuestras sociedades, invitaban, de forma pacífica y moderada, a un debate público en Arabia Saudí, un país cuyo régimen asfixia la simple mención a esas ideas.

Por hacer lo que yo estoy haciendo aquí --expresar libremente lo que pienso a través de un texto-- Raif fue condenado en mayo de 2014 a pasar una década de su vida en prisión y a recibir en su cuerpo 1.000 latigazos, lo que equivale a la condena a una muerte lenta y dolorosa aplicando una crueldad extrema. Aún le faltan 950 golpes de látigo por recibir. Los primeros 50 le dejaron en tal estado que sus carceleros suspendieron el castigo durante meses...

Desde que fuera detenido en 2012, su esposa, Ensaf, espera angustiada que se abra la puerta de su casa y pueda por fin abrazar a Raif. Hoy es una casa extraña, en un país, Canadá, también extraño al que huyó con sus tres hijos --de entre 11 y 8 años-- cuando la presión en Arabia Saudí se hizo insoportable primero y peligrosa después.

Será ella quien este miércoles recoja en Estrasburgo, en nombre de Raif, el Premio Sájarov 2015, máximo galardón y honor que concede el Parlamento Europeo a personas que brillan en este mundo lleno de sombras por defender los derechos humanos y la libertad de conciencia, justo allí donde parece imposible hacerlo.

Candidato propuesto por los socialistas y por los verdes en el Parlamento Europeo, Raif Badawi es el laureado de este año, en representación de todos aquellos y aquellas que en el mundo luchan por expresar, sin violencia, en sociedades muy reprimidas, sus ideas o sus sentimientos.

Hoy, Raif continúa su injusto cautiverio. En estos días y coincidiendo con una mayor publicidad sobre su caso, ha sido trasladado a una prisión de máximo aislamiento y desde hace unos días ha iniciado una huelga de hambre. Su situación es muy grave.

Durante estos años ha sido vejado, censurado, torturado, encarcelado... pero no ha sido ni será silenciado. Cientos de miles de personas alzaremos su voz por él, que es gritar por todos, para defender su causa, la libertad de conciencia y sus derechos, y para reclamar, una vez más, al gobierno saudí, su libertad.

Elena Valenciano es presidenta de la subcomision de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

Más información