La oposición siria intenta cerrar filas en Riad a pesar de sus diferencias

La primera reunión desde 2011 intenta formar una plataforma para negociar con El Asad

Civiles y soldados rebeldes esperan a ser evacuados de la ciudad siria de Homs tras un pacto con el régimen de El Asad.
Civiles y soldados rebeldes esperan a ser evacuados de la ciudad siria de Homs tras un pacto con el régimen de El Asad.LOUAI BESHARA (AFP)

Los opositores sirios reunidos en Riad han iniciado este miércoles sus debates formales tras los primeros contactos mantenidos la víspera. A pesar de lo significativo de su presencia en la misma mesa, por primera vez desde que se inició el conflicto en 2011, las dificultades para alcanzar una postura común desde la que negociar con el régimen de Bachar el Asad son enormes. La presencia de Ahrar al Sham ha motivado la retirada de otros grupos y sus condiciones chocan con el objetivo de la cita.

La convocatoria, bajo los auspicios de Arabia Saudí, intenta coordinar a la fragmentada oposición siria (más de un millar de grupos) de forma que sea posible organizar el diálogo intrasirio propuesto en las conversaciones de Viena. “Gran primer día en la conferencia de #Riad sobre #Siria. Claro foco en formar una plataforma de oposición fuerte y un equipo negociador capaz de lograrlo”, tuiteaba el representante británico ante la oposición, Gareth Bayley, esta madrugada sobre los debates que se celebran a puerta cerrada en un hotel de la capital saudí fuertemente custodiado.

Pero los primeros signos de división no han tardado en aparecer. Ahrar al Sham, la facción más poderosa sobre el terreno tras el Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) y a Jabhat al Nusra (que no han sido invitados), emitió un comunicado que cuestiona la posibilidad de alcanzar un compromiso. Los analistas consideran que Ahrar está muy próximo ideológicamente a Al Nusra, la rama local de Al Qaeda, aunque es más nacionalista que este.

“No aceptaremos los resultados de esta conferencia [salvo que] se purifique totalmente Siria de la ocupación de iraníes y rusos, y de las milicias sectarias que los apoyan”, afirma Ahrar. El grupo también exige la inmediata salida de El Asad y el desmantelamiento de su aparato de seguridad.

El futuro del presidente sirio es el principal punto de contención. El Asad cuenta con el respaldo internacional de Irán y de Rusia, que desde hace dos meses bombardea posiciones rebeldes en su apoyo. Por el contrario, Arabia Saudí, EE UU y la UE defendían hasta ahora la necesidad de que deje el poder. Sin embargo, la urgencia de alcanzar una solución tras los atentados de París y la crisis de los refugiados, ha hecho que Washington y sus aliados europeos contemplen la posibilidad de un “período transitorio”, lo que ha permitido que Teherán se sumara a las conversaciones de Viena, a pesar del recelo de Riad.

Durante un encuentro con los participantes en la conferencia el martes por la noche, el heredero saudí, Mohamed Bin Nayef, reiteró que su país está con ellos en “su rechazo a la presencia de El Asad en cualquier forma de solución provisional o permanente”, según ha informado France Presse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Además de esas diferencias sobre el futuro del presidente sirio y como poner fin a la guerra, otro obstáculo añadido es que el dictador no reconoce a la oposición. En sus entrevistas los ha calificado a todos de “terroristas”, una postura que comparten Rusia y, en especial Irán, que ha expresado su escepticismo con la cita de Riad.

El mayor bloque en la conferencia, con una veintena de delegados, es el de la Coalición Nacional Siria, respaldada por Occidente. También hay representantes del Comité de Coordinación Nacional, con sede en Damasco y tolerado por El Asad. Las facciones armadas incluyen a parte del citado Ahrar al Sham y Jaish al Islam, apoyado por Arabia Saudí, el fragmentario Ejército Libre de Siria en el que pone sus esperanzas Occidente.

Además del ISIS y Al Nusra, han quedado fuera los grupos kurdos, como las Unidades de Protección Popular (YPG), un aparente gesto hacia Turquía con quien Riad ha reforzado sus lazos durante el último año a raíz de su común apoyo a los grupos suníes que combaten al Gobierno de Damasco. Ankara recela de las ambiciones kurdas de independencia. De todas formas, el citado representante británico ha asegurado que hay algunos kurdos, así como árabes no suníes, entre los grupos invitados.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS