Elecciones Venezuela 2015
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

La turbulenta travesía de la oposición venezolana

Las diferentes ambiciones y estrategias de la Mesa de Unidad han marcado la resistencia política al chavismo

Si las encuestas aciertan, la oposición venezolana puede sumar este domingo el primer triunfo electoral relevante de su largo viacrucis, que arrancó el 25 de abril de 1999, en que el 87% de los votantes aprobó en referéndum la radical transformación nacional concebida por el emergente caudillo Hugo Chávez a través una Asamblea Constituyente. Sin consensuar un modelo de convivencia integrador, imponiéndolo gracias a las sucesivas victorias en las urnas, los bolivarianos consolidaron una institucionalidad a la medida de sus revolucionarios planteamientos.

La sistemática aprobación de reformas troncales, concebidas todas para facilitar el intervencionismo económico y el monopolio político, desencadenó el agrupamiento de las fuerzas antigubernamentales. Denunciando que el sectarismo convertía en ilegítimos los triunfos electorales de Chávez, un frente cívico castrense lo derrocó durante 48 horas en el 2002. También fracasó la segunda intentona por la fuerza: las movilizaciones callejeras de febrero del 2014.

Contrariamente al criterio del excandidato presidencial Henrique Capriles, replegado durante disturbios de aquellos días porque había apostado por la resistencia y la vía electoral, Leopoldo López, Antonio Ledezma y Corina Machado convocaron a la movilización. Creyeron que esa parte que se manifestaba en las calles de Venezuela acabaría convirtiéndose en un todo ciudadano imparable: en la trituradora de Maduro. La irritación de una sociedad castigada por el desabastecimiento y la inflación se encargarían de generalizar las protestas. No fue así. Contrariamente, el fallido atajo permitió al gobierno cerrar filas y reprimir sin miramientos.

Nunca fue posible el derrocamiento a la brava porque aunque las concentraciones antigubernamentales son impresionantes desde hace 15 años, como corresponde a un país dividido en dos porciones, no bastan para expulsar a un gobierno que también moviliza masivamente y cuenta con todos los resortes del poder, entre ellos el clientelismo político y el Ejército.

También tiene los multimillonarias ingresos petroleros que lo explican casi todo en Venezuela. Chávez los administró impregnados de carisma e ideología, en beneficio de los sectores más necesitados, todavía mayoritarios en el padrón electoral. Los usufructuarios del paternalismo de Estado y los pelotones del dogmatismo constituyen un ariete temible. Capriles fue consciente de ello tras las presidenciales de abril del 2013, cuando su moderada reacción a su derrota por lo pelos fragmentó el bloque opositor.

El radicalismo apostó entonces por la rebeldía denunciando fraude porque se había perdido por sólo 234.935 sufragios: sospecharon tramposos enjuagues durante el escrutinio. Sin muchas salidas, la oposición decidió participar en las municipales de diciembre del 2014 para no repetir el error de diciembre del 2005, en que el boicoteo de las parlamentarias permitió al gobierno copar la Asamblea Nacional. En las municipales, el oficialismo obtuvo 240 de las 337 alcaldías en juego aunque la oposición triunfó en las grandes ciudades. Simplificando: 5.216.522 votos, (48,6%) contra 4.373.910 (39, 3%).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El nuevo traspiés zarandeó la Mesa de la Unidad. Capriles y sus aliados sostuvieron que sólo las victorias electorales contundentes, incuestionables, serán asumidas por el chavismo y protegidas por toda la comunidad internacional.

López Ledezma y Machado argumentaron que la travesía hacia las presidenciales del 2018 sería una travesía insoportable, sin garantías de éxito porque que el Consejo Electoral, de mayoría oficialista, y la ventajista utilización de los poderosos recursos del Estado habrían de condenarles a un ostracismo sin fecha de caducidad.

Propusieron la movilización aprovechando el malhumor social causado por el desabastecimiento y la carestía. Chocaron Capriles, López y las ambiciones y estrategias litigantes en la Mesa de Unidad. Sofocadas las manifestaciones del 2014, Maduro ganó internamente por partida doble: las guarimbas habían distraído la atención de la opinión pública sobre las divisiones del chavismo sobre cómo abordar la crisis económica, y sirvieron para encarcelar a López y acallar a los ultras.

Pero el desgobierno es inocultable. El desplome petrolero hundió los ingresos del Estado y la financiación del populismo y programas sociales que han beneficiado a millones de venezolanos sin recursos y son aceitadas con nuevos fondos en períodos electorales.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS