Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía mata a dos instructores de EE UU a tiros en un cuartel jordano

El agresor ha sido abatido en el tiroteo

Soldados de EE UU, Irak y Jordania, en maniobras conjuntas en Amán
Soldados de EE UU, Irak y Jordania, en maniobras conjuntas en Amán, en junio de 2013.

Un policía jordano mató a tiros este lunes a dos estadounidenses que trabajaban en un campo de entrenamiento en Amán, en un incidente muy confuso cuyas motivaciones seguían esta noche sin aclararse. Casualidad o no, el ataque se produjo exactamente diez años después de una serie de atentados que convulsionaron Jordania, un país aliado de Estados Unidos en la lucha contra el islamismo radical.

La agencia de noticias Reuters informó, citando fuentes estadounidenses, de que en el ataque fallecieron un total de ocho personas de diferentes nacionalidades. Las autoridades jordanas rebajaban ese total a cinco. Además de los dos estadounidenses, entre las víctimas figuran un instructor sudafricano y un traductor jordano. Al menos otras seis personas resultaron heridas de diversa gravedad en el ataque, dos de ellas estadounidenses, según Mohammed Momami, portavoz del Gobierno jordano.

Momami precisó que otros policías mataron inmediatamente al agresor, un capitán de 28 años casado y con dos hijos que fue descrito por sus allegados como un hombre de ideas moderadas y sin afiliación política conocida ni ideas religiosas radicales.

El presidente Barack Obama declaró que Washington investiga “seriamente” este ataque y confirmó que dos de las víctimas mortales trabajaban para el Gobierno estadounidense. Formaban parte de un programa de entrenamiento de fuerzas de seguridad que funciona desde hace más de una década en Jordania, según la Embajada norteamericana en Amán.

El portavoz jordano señaló que la investigación en curso determinará “las motivaciones de este crimen”. “Es prematuro especular por ahora sobre las causas” del ataque, corroboró la Embajada estadounidense en Amán en un comunicado. “Aún no está claro si el tiroteo se debió a una disputa entre el policía y los instructores”, explicaron varios testigos al diario Jordan Times.

El lugar del ataque, el cuartel de Muaqar, fue creado después de la invasión estadounidense de Irak, en 2003, y es uno de los centros de entrenamiento usados por Estados Unidos en Jordania para formar a fuerzas de seguridad de diversos países.

Jordania es punto de partida de diversas operaciones para golpear posiciones del Estado Islámico, principalmente en Siria. La delicada situación de Jordania, que tiene inestables fronteras con Irak y Siria, y su alianza con Estados Unidos en esta lucha contra el islamismo radical han despertado inquietud entre sus habitantes, que tienen miedo a convertirse de nuevo en blanco de ataques de extremistas.

10 años de los atentados

Justamente, este lunes se cumplieron 10 años de los atentados con bomba cometidos en tres hoteles de Amán en los que murieron 60 personas y que fueron reivindicados por Al Qaeda en Irak. Con motivo de este aniversario, numerosas voces se han alzado en el país contra el riesgo que supone el creciente radicalismo de muchos jóvenes.

Jordania mantiene relaciones estrechas con Estados Unidos pero es también un vivero del yihadismo. Miles de jordanos han atravesado la frontera para luchar contra el régimen de Bachar el Asad.

Más información