Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres advierte a la UE de que una reforma “cosmética” no bastará

El primer ministro, que presentará el martes sus posición, no descarta hacer campaña por salir si Europa no apoya sus demandas

El primer ministro británico, David Cameron.
El primer ministro británico, David Cameron. REUTERS

Una reforma “cosmética” no bastará. Si los líderes europeos no aceptan “cambios sustantivos” en las relaciones entre los miembros y en la independencia de los mismos para tomar sus propias decisiones, los británicos votarán por salir de la Unión Europea y el Gobierno no será capaz de persuadirles de los contrario. Así lo advirtió ayer Philip Hammond, ministro de Exteriores británico, y así lo expresará mañana el primer ministro David Cameron en un discurso, que se anuncia como el más duro hasta le fecha, en el que dejará claro que el statu quo no es aceptable para los británicos y advertirá de que, si los socios rechazan sus demandas, él mismo puede hacer campaña por salir.

El discurso coincidirá con el envío de una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que el Gobierno dejará formalmente por escrito su lista de demandas de cara al referéndum que se ha comprometido a celebrar antes del final de 2017. La carta, que pidieron a Cameron otros líderes europeos para poder empezar a negociar, recogerá las demandas de Reino Unido en cuatro áreas: garantías de que los avances de integración en la eurozona no perjudiquen a los países que no están en la unión monetaria; permitir a Reino Unido descolgarse del compromiso de una unión cada vez más estrecha; más poderes a los parlamentos nacionales para bloquear legislación europea; prohibición durante cuatro años de percibir determinadas prestaciones públicas en Reino Unido a los trabajadores de otros países de la Unión Europea.

No se espera una enorme concreción en el documento, no más que la que David Cameron ha ido avanzando uno a uno a sus socios europeos. “El detalle de la carta lo decidirá el primer ministro, pero mi consejo es que no publique una posición negociadora detallada”, explica el secretario de Estado para Europa, David Lidington. “Una posición muy detallada podría ser vista por unos como una puja inicial, que luego puede ser rebajada, y por otros como un mínimo absoluto que se debe obtener, y cualquier rebaja es una derrota devastadora. En política como en los negocios, lo ultimo que quieres hacer es publicar tu posición negociadora detallada”.

Pero la carta sí escenificará el inicio del verdadero proceso de negociación sobre el fondo de las peticiones de Reino Unido. “La primera fase de negociación ha estado centrada en los detalles técnicos y jurídicos, para que estos no sean un freno cuando se empiece a entrar en materia”, explica Lidington. “A nadie se le escapa que mucha energía en Europa en los últimos tiempos se ha dedicado, primero, a la crisis griega y del euro, y luego, a la crisis de la inmigración. Fue una conciencia útil que eso sucediera en el periodo en que estábamos concentrados en las conversaciones técnicas”.