Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cantautor cubano Pablo Milanés acentúa su disidencia

El artista de 72 años afirma que en Cuba no hay cambios reales, ni libertades

El cantautor cubano Pablo Milanés
El cantautor cubano Pablo Milanés durante un concierto en Burgos, el 16 de octubre de 2015. AP

La disidencia revolucionaria de cantautor Pablo Milanés coincidió con el derrumbe de la Unión Soviética en 1991, el fracaso del "socialismo real" y la decisión de Cuba de seguir en sus trece: en el centralismo económico y la ortodoxia. Al sentir que sus principios eran traicionados se consideró con derecho a la critica. Esa disidencia volvió a manifestarse, más abiertamente que nunca, en Santo Domingo, donde cargó contra el aperturismo cubano, en su opinión sublimado por el imaginario pero realmente cosmético e insustancial porque las libertades fundamentales siguen estando prohibidas: Cuba está "igual o peor" que antes.

El artista, de 72 años, que durante decenios integró la nomenclatura artística de la revolución al frente de la Nueva Trova y llegó a ser diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, acentuó sus críticas una reciente entrevista televisiva: el estalinismo sigue vigente, y la represión impide las protestas callejeras; la huelga es imposible porque no hay sindicatos independientes y la prensa cubana calla o es cómplice. No es la primera vez que el trovador critica el rumbo de la revolución diciéndose revolucionario. En esta ocasión niega que la aplaudida liberalización económica y social pilotada por Raúl Castro signifique un cambio sustantivo.

Padre de nueve hijos y abuelo de nueve nietos, Milanés vive a caballo entre España y Cuba, y solo salva de la reprobación la ilusionada espera de sus compatriotas. "El pueblo cubano lo único que tiene ahora, y estoy hablando del 95%, es la esperanza. Lo demás son especulaciones, visiones, imágenes turísticas, informaciones falsas", declaró en el programa Noche De Luz, de la televisión dominicana. "En esencia el país no ha cambiado, sigue igual y yo creo que peor(...) No creo que se haya dado apertura. Y o realmente no lo creo. A veces se crean ilusiones (...) Cuando usted se pasea por el malecón dice "coño, Cuba está cambiada", pero cuando se mete tres cuadras para dentro ya ves que no es así".

"Hay mecanismos represivos que no permiten la protesta en la calle, no permiten la libre expresión de los sindicatos", dijo en referencia la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) es el único sindicato autorizado. "El secretario de los sindicatos, es del Comité Central del Partido o miembro del Buró Político del Partido Comunista. Entonces, ¿qué independencia pueden tener los sindicatos para expresarse en la calle, en el sentido que de haya una huelga o algo? No puede haberla". El músico también criticó a la prensa por estar "totalmente vinculada al sistema" y si existen "periodistas que piensan distinto, no se atreven a hablar".

Pablo Milanés fue con Silvio Rodríguez y Noel Nicola una de las figuras centrales de la Nueva Trova, un movimiento nacido a finales de los 60 y percibido como la banda sonora de la revolución cubana. Leyendo "Un día en la vida de Ivan Denisovich", de Aleksander Solzhenitsyn, a los 23 años, en un campo de trabajos forzados, llegó a la conclusión de que las ideas de un revolucionario no deben desviarse por los errores de sus dirigentes.

Más información