Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu acuerda con Putin prevenir enfrentamientos en Siria

El presidente ruso asegura que El Asad no está en situación de abrir un frente contra Israel

Vladímir Putin y Benjamín Netanyahu, durante su reunión en Moscú.
Vladímir Putin y Benjamín Netanyahu, durante su reunión en Moscú. EFE

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, viajó este lunes a Moscú con el objetivo central de obtener garantías del presidente ruso, Vladímir Putin, para prevenir un enfrentamiento accidental entre sus respectivas fuerzas en Siria. El reciente despliegue de aviones de combate y sistemas de defensa área rusos en el país árabe ha generado preocupación en el Estado judío, que hasta ahora ha tenido libertad de acción para intervenir en Siria ante lo que consideraba amenazas a su seguridad. “Putin ha aceptado la creación de un mecanismo para evitar malentendidos”, aseguró Netanyahu al término del encuentro.

“Irán y Siria tratan de crear un segundo frente terrorista contra nosotros en los Altos del Golán", aseguró Netanyahu ante Putin, “y suministran al grupo terrorista islamista Hezbolá armas modernas que son utilizadas contra nuestro país”.

Las intervenciones aéreas israelíes en Siria, que se han sucedido desde el comienzo de la guerra, tratan de impedir que la milicia libanesa chií incremente su arsenal —compuesto por decenas de miles de cohetes, según Israel— con armamento  de alta tecnología.

El presidente ruso, que recibió a Netanyahu en su residencia de verano de Novo Ogayrovo, a las afueras de Moscú, dijo comprender la preocupación de Israel, pero también descartó que la situación fuera tan alarmante como la describía Netanyahu. “Siria, simplemente, no está en condiciones de abrir un segundo frente pues debe salvar su propia existencia como Estado”, replicó. En cuanto a los misiles en manos de Hezbolá, dijo que, según sus informaciones, se trata de “artefactos de fabricación casera”.

Ante un Netanyahu que acudió a Rusia acompañado del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas israelíes, general Gadi Eizenkot, y por el director el servicio de inteligencia militar, general Harzi Halevy, Putin proclamó que todas las acciones de Rusia en Oriente Próximo “siempre han sido muy responsables”, y que seguirá apoyando con ayuda militar a Damasco, El dirigente del Kremlin también recordó que en Israel viven más de un millón de judíos procedentes de la antigua URSS, ”lo que da un valor especial a las relaciones bilaterales”.

El riesgo de que se produzcan enfrentamientos accidentales en Siria afecta también a Estados Unidos y a la coalición internacional que encabeza contra el Estado Islámico, que desde hace más de un año bombardea posiciones yihadistas en el norte de Siria. No se descarta que lleguen a crearse zonas de influencia y periodos horarios para que las operaciones de las diferentes fuerzas que actúan contra las posiciones del califato no interfieran entre sí. Rusia ya ha empezado a sobrevolar con drones el territorio de Siria, según revelaron a la agencia Reuters fuentes estadounidenses.

Netanyahu recalcó que su visita se debe a la inquietud que provoca el empeoramiento de la situación en Oriente Próximo. "Israel y Rusia tienen intereses comunes, particularmente garantizar la estabilidad" en la región. Israel pretende mantener a toda costa su estrategia de impedir que los envíos de armamento lleguen a manos de Hezbolá, que combate en las filas del régimen de Bachar el Asad. Rusia asegura que solo suministra a Siria e Irán armas defensivas que no alteran el equilibrio de fuerzas en la región.

Las imágenes de los satélites de observación de Israel muestran en los últimos días, según el diario Yedioth Ahronoth, que Rusia ha estacionado al menos cuatro aviones estratégicos Sujói 30 en el aeropuerto de Latakia, en la costa mediterránea siria, junto con avanzados sistemas de defensa aérea. En la misma zona cuenta también con carros de combate T-90, para defender las instalaciones y vehículos de transporte blindados, además de buques de guerra y unidades de élite en la cercana base naval de Tartus.

Más información