Qatar nombra su primer embajador para Irak en 25 años

La decisión, que antes tomó Arabia Saudí, contribuye a reforzar la cooperación regional en la lucha contra el Estado Islámico

Qatar ha nombrado este viernes su primer embajador para Irak en 25 años. El gesto, que sigue a un anuncio similar de Arabia Saudí el pasado junio, apunta a una mejora en las relaciones de las petromonarquías con Bagdad. El paso es importante para la lucha contra el Estado Islámico, minada en gran medida por la fractura sectaria que paraliza la región desde el derribo de Sadam Husein.

Un decreto del emir, el jeque Tamim Bin Hamad al Thani, designa a ”Zayed Saeed al Khayareen como embajador extraordinario y plenipotenciario ante Irak”, según informan los medios locales. La medida se preparaba desde el pasado mayo cuando el Ministerio de Exteriores catarí anunció la reapertura de su representación diplomática en Bagdad.

La legación se cerró en 1990 a raíz de la invasión iraquí de Kuwait. Las monarquías del Golfo, que habían apoyado al dictador iraquí en su guerra contra Irán (1980-1988), le dieron entonces la espalda. El final de su régimen con la intervención estadounidense en 2003 tampoco mejoró las cosas. Los gobernantes (suníes) de esos estados vieron con desconfianza cómo el cambio deba el gobierno a la mayoría chií de Irak y abría las puertas a una mayor influencia de Irán (también chií y rival regional de Arabia Saudí).

Políticos iraquíes y observadores extranjeros han acusado durante años a las petromonarquías de financiar la insurgencia que llevó al país a la guerra civil a mediados de la década pasada. El anterior primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, llegó a declarar en público que Arabia Saudí y Qatar sostenían al Estado Islámico (EI), algo que ambos rechazan. Sin embargo, el relevo de Al Maliki por Haider al Abadi hace un año ha ayudado a reducir la tensión. Riad incluso le ha invitado a hacer una visita oficial.

Además de las políticas menos sectarias de Al Abadi, algunos analistas opinan que la amenaza del EI, que ha logrado hacerse con el control de casi un tercio de Irak y Siria, está obligando a reconsiderar posturas. Es pronto para saberlo, pero un acercamiento entre Bagdad y las monarquías del Golfo ayudaría a reforzar la lucha contra ese grupo yihadista. De momento, los recelos aún son grandes como se vio unos días antes cuando Irak llamó a consultas a su encargado de negocios en Qatar porque ese país había acogido una reunión de destacados suníes iraquíes, algunos de los cuales están buscados por la justicia iraquí.

Por otra parte, en Irak, un grupo hasta ahora desconocido se ha responsabilizado del secuestro de 18 trabajadores turcos en Bagdad a primeros de este mes y exige a Ankara que deje de inmiscuirse en Irak. En un vídeo difundido a través de las redes sociales, se ve a los secuestrados vigilados por cinco encapuchados armados ante una pared en la que está escrito en árabe Escuadrones de la muerte. Al lado, la expresión “Labaik Ya Husein” (A tus órdenes Husein) sugiere que se trata de una banda chií, ya que el nieto de Mahoma al que hacen referencia es muy venerado por los seguidores de esa rama del islam.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS