Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado que acusó de fraude a OHL en México, retenido sin orden judicial

Paulo Diez ha denunciado una trama corrupta que involucra a la empresa española y funcionarios mexicanos en una obra millonaria

México OHL fraude
El Circuito Exterior Mexiquense.

La investigación sobre el caso de supuesta corrupción entre la compañía española OHL y el Gobierno del Estado de México ha dado un giro inesperado con la detención ilegal del abogado que representa a una de las compañías que demandan la aclaración de los posibles abusos de la ley cometidos en la construcción y funcionamiento del Circuito Exterior Mexiquense, una obra con un coste de más de 350 millones de dólares, cuatro veces más de lo previsto.

Paulo Diez Gargari, representante de la empresa Infraiber —que debería de haber fiscalizado los peajes del Circuito Exterior Mexiquense desde 2013 pero que no ha podido por obstrucción gubernamental—, fue detenido por al menos una decena de agentes de policía sin una orden judicial. Los familiares del abogado explican a este periódico que no fueron informados de su estatus legal hasta cinco horas después y que han recibido información contradictoria de las autoridades mexicanas sobre el porqué de su retención.

“Los policías arrojaron un arma al coche de mi hermano, se lo llevaron y no nos informaron del motivo de su detención hasta cinco horas después”, explica Rodrigo Diez Gargari, hermano del litigante y también abogado.

No hay explicación legal para la retención del abogado, comentan los abogados que representan a Paulo Diez. El arma que supuestamente cargaba, la misma que sus familiares niegan que sea de su posesión, es una pistola calibre .38 que no es de uso exclusivo del Ejército mexicano. Es decir, no significa un delito grave. Su nombre tampoco consta en la lista de detenidos de la Procuraduría General de la República (PGR), indican fuentes oficiales.

Los familiares no fueron informados de las razones de la retención de Diez hasta casi 10 horas después, hacia las dos de la mañana del martes. El abogado, según explicó la PGR, fue llevado para declarar por la filtración de escuchas ilegales que involucran a funcionarios con representantes de OHL, donde explican sin pudor alguno el modus operandi de una trama corrupta que supone el desvío de más de 29.000 millones de pesos (unos 1.700 millones de dólares) provenientes del dinero que pagan los contribuyentes del Estado de México, gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), la cuna del presidente Enrique Peña Nieto y el que más aporta al PIB del país.

Una escucha involucra a un ministro de Peña

La última de esas escuchas fue filtrada también el martes, horas después de que Diez fuera retenido, e involucra a un funcionario del Gabinete del presidente. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Genaro Ruiz Esparza, asesoró a Pablo Wallentin, exdirectivo de la española OHL, sobre cómo debería “defenderse” de la fiscalización que, por ley, Infraiber debe hacer a los peajes del Circuito Exterior Mexiquense. “Infraiber ni tiene como defenderse porque no hay acción contra el gobierno del estado, porque no hay nada que le haya dado derecho a Infraiber, porque no se firmó con OHL ni se ha firmado, entiendo, con ningún otro concesionario”, señala Ruiz Esparza en la grabación. El funcionario comentó esta mañana en una entrevista radiofónica que el audio había sido “manipulado” y que el asunto es “cosa juzgada”. No es la primera vez que Ruiz Esparza aparece en una grabación mientras "asesora" a empresarios para burlar la ley. La compañía incluso le pagó unas vacaciones, según otra de las escuchas.

El despacho de Paulo Diez, representante de Infraiber, tenía previsto presentar el martes también un recurso en contra de las resoluciones que favorecen al Estado de México. Su hermano Rodrigo ha dicho que planean continuar con la acción legal, pese a que las autoridades mexicanas mantienen retenido al abogado en un centro de detención por narcomenudeo, pese a que el supuesto delito por el que no ha sido acusado legalmente no tiene que ver con ello, por "condiciones de seguridad".