Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eurogrupo aprueba un tercer rescate griego de 86.000 millones

El programa estará dotado de 86.000 millones de euros a tres años

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. EFE

El Eurogrupo, los 19 ministros de Finanzas de la eurozona, dio ayer luz verde en Bruselas al tercer rescate a Grecia, por un valor de 86.000 millones de euros a tres años. El optimismo de los ministros a la entrada de la reunión se confirmó tras seis horas de negociación, pero queda un punto clave: cómo y con cuánto va a participar en este programa el Fondo Monetario Internacional. Según el propio FMI, se involucrará a mediados de octubre, una vez Grecia supere el primer examen del cuarteto. “El Fondo necesita ver sostenibilidad y reformas sustanciales en las pensiones”, remarcó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Alemania y Holanda piden más concreción

El fondo de privatizaciones, que según un documento interno debería generar unos 50.000 millones en 30 años, fue uno de los puntos de desencuentro más significativos, según las fuentes del Eurogrupo consultadas.

Holanda quiere más concreción y considera que se está poniendo en marcha de forma muy lenta; Alemania demanda más ajustes. Frente a las dudas holandesas, el fondo privatizador griego anunció el jueves el calendario urgente para las primeras ofertas de licitación sobre dos puertos y la red de ferrocarriles.

“Ojalá lleguemos a un acuerdo en este asunto”, subrayaron fuentes griegas en Bruselas antes del pacto.

La participación del FMI es “indispensable”, subrayó Dijsselbloem tal y como resaltaron sus colegas del euro a la entrada de la cumbre. El FMI, no obstante, quiere analizar primero la sostenibilidad de la deuda; y segundo, más reformas financieras, especialmente en el sistema de pensiones. “Es cierto que la sostenibilidad es un problema pero la Comisión, en colaboración con el BCE, ha elaborado un análisis exhaustivo en el que la conclusión es positiva”, recalcó Dijsselbloem. “No habrá recortes en los depósitos”, insistió hasta tres veces.

El holandés aseguró que las medidas acordadas ayer promoverán el crecimiento y la inversión en Grecia. El club del euro se dice satisfecho con las “reformas legislativas” positivas en las últimas semanas en Atenas que han posibilitado la rúbrica de este Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés).

Lagarde pide un alivio

Christine Lagarde, la directora general del FMI, recibió con satisfacción el acuerdo, pero insistió en la idea de que Grecia necesita un alivio “significativo” de la deuda para poder pagarla.

La discusión sobre la necesidad de un segundo crédito puente en el que insistía el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, fue una de las cuestiones que quedaron zanjadas. “No habrá crédito puente. Grecia pasa a recibir fondos del rescate directamente”, confirmaron fuentes diplomáticas cercanas a la negociación. El primer tramo se realizará el jueves 20 por la mañana —justo a tiempo para que Grecia afronte un pago de 3.500 millones al BCE— y será de 26.000 millones. Según anunció el Eurogrupo, 10.000 irán a parar a un fondo del Mecanismo de Estabilidad (Mede) como garantía para una “inmediata” recapitalización bancaria, 13.000 irán a pagar los vencimientos del Gobierno heleno y en septiembre se decidirá qué hacer con los 3.000 restantes.

El eurobanco, antes de inyectar liquidez del rescate al sector financiero heleno, quiere analizar sus necesidades exactas así que la recapitalización, de momento, se ha quedado en un “compromiso”, según avanzaron fuentes del BCE.

El Fondo de activos estatales susceptibles de ser privatizados se mantiene con las mismas condiciones anunciadas hace días: 50.000 millones de euros durante un horizonte de 30 años en el que el 50% irá para recapitalizar la banca, el 25% para financiar la deuda y el otro 25% para fomentar el crecimiento y la productividad, según señaló Dijsselbloem. Los acreedores, no obstante, aprietan y Atenas deberá hacer las reformas necesarias para poner en marcha este Fondo “a finales de octubre como tarde”. Como novedad, la propiedad de los bancos, después de la recapitalización, deberá trasladarse a este depósito de garantías, según el presidente del Eurogrupo, algo que hasta ayer no se contemplaba.

“No excluimos reformas a este nivel”, reconocieron fuentes del Gobierno griego. A pesar de la extensa lista de 35 acciones prioritarias que el Parlamento heleno aprobó ayer con una amplia mayoría (222 votos a favor de una Cámara de 300 escaños), los acreedores quieren apretar más las tuercas y buscan una “reforma más amplia y creíble del sector financiero” que el primer ministro, Alexis Tsipras, deberá implementar para poder pasar su primer examen en octubre.

Más información