Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 5 trabajadores por el incendio de un gasoducto de Pemex

El fuego se produjo en un conducto del Estado de Nuevo León, al norte de México

La prensa local lo achacó a una toma clandestina

Explosion en Pemex
Una instalación eléctrica enlazada a un gasoducto, en México.

Al menos cinco personas fallecieron este martes al declararse un incendio en un gasoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el municipio de García, estado de Nuevo León (norte de México), informó la petrolera.

Jorge Camacho Rincón, director de Protección Civil en el Estado de Nuevo León, dijo a la agencia AFP que "cinco cuerpos carbonizados" se habían encontrado en el lugar del accidente. No se reportaron heridos.

Las autoridades informaron que los equipos de perforación también se encontraban en el lugar, lo que refuerza la idea de que se trataba de una zona de tomas clandestinas. La prensa local informó de ese hecho como principal causa del incidente, sin embargo, la petrolera alegó que el incendio fue ocasionado "por un golpe en la maquinaria de una empresa externa". De hecho, los cinco muertos son trabajadores de la empresa contratista, precisó la petrolera, sin especificar la compañía a la que pertenecían.

La explosión ocurrió alrededor de las 17:00 locales (22:00 GMT) y al final del día, el incendio estaba bajo control. Pemex lo confirmó a través de su cuenta de Twitter y explicó que el fuego "continuará mientras se consume el gas remanente en el tramo del gasoducto donde se cortó el suministro".

En un comunicado, Pemex reportó haber observado una disminución de la presión en la tubería en el municipio de García, a unos 40 km de Monterrey, la tercera ciudad más grande de México.

El robo de combustible, atribuido a los cárteles de la droga que buscan diversificar sus actividades, ha aumentado recientemente: de 1.620 hechos registrados en 2012 a 4.218 en 2014, de acuerdo con los datos proporcionados por Pemex.

La petrolera mexicana registró, durante 2014, pérdidas de 1.159 millones de dólares por el robo de combustibles. En los últimos dos años, Pemex ha visto duplicar tanto la merma de sus ganancias por la venta del refinado como el número de tomas clandestinas en sus ductos. En 2013, la estatal perdió 545 millones de dólares y detectó 2.800 tomas ilegales, mientras que en el último año ha encontrado 4.000 perforaciones clandestinas en ductos. La petrolera cifra en 27.000 barriles diarios el combustible robado en 2014.

En diciembre de 2010, un accidente similar dejó 29 víctimas mortales en el municipio de San Martín Texmelucan, en el estado de Puebla (centro del país). Esa vez fue por la explosión de un oleoducto.

Más información