Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia y los acreedores esperan cerrar las negociaciones a finales de semana

Las partes trabajan "día y noche" para alcanzar un acuerdo sobre el rescate antes del día 20

El ministro de Finanzas heleno, Euclidis Tsakalotos.
El ministro de Finanzas heleno, Euclidis Tsakalotos. REUTERS

El acuerdo sobre el tercer rescate de Grecia debería llegar estos días a su recta final. Las partes están sentadas en la mesa de negociación desde finales de julio. De un lado, el Gobierno heleno, con el ministro de Finanzas, Euclidis Tsakalotos, al frente; del otro, la llamada cuadriga (FMI, BCE, Comisión Europea y Mede) de acreedores. Ambas partes analizaron este lunes "línea a línea" sus respectivas propuestas, según fuentes del Ejecutivo comunitario, para poder cerrar el martes el Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés), en el que se reflejarán las condiciones del tercer rescate, estimado ya en 86.000 millones de euros.

El tiempo vuela y tanto Bruselas como Atenas quieren cerrar a principios de esta semana dos documentos clave para seguir adelante: el MoU, que se refiere a lo relativo al tercer rescate, y una lista de medidas inmediatas —o prioritarias— que debe implementar el Gobierno de Alexis Tsipras antes de que haya luz verde al rescate. Es decir, el tercer paquete de reformas para que Atenas recupere la confianza de sus socios del euro. Estas acciones probablemente irán enfocadas al impuesto de la renta, la modificación del régimen fiscal agrario, la desregularización de algunas profesiones ("profesiones cerradas", en griego) y la apertura de los comercios en domingo.

Según publicó el pasado sábado EL PAÍS, Atenas y sus acreedores habrían acordado ya uno de los puntos más polémicos del tercer rescate: el fondo de activos estatales por un valor de 50.000 millones de euros a cumplir en un horizonte de 30 años.

Pero si, por el contrario, no se llegara a un acuerdo mañana martes sobre las condiciones del recate o las medidas prioritarias para desbloquear más liquidez, Atenas se verá obligado a debatir sobre un posible crédito puente —el segundo del verano— por parte de los acreedores para poder hacer frente a sus pagos más inmediatos: 3.500 millones al BCE que vence el 20 de agosto. "Es un calendario ambicioso pero factible", subraya el Ejecutivo comunitario.

Bruselas, por tanto, espera que Atenas pueda votar en el Parlamento heleno el próximo jueves las condiciones del rescate y, presumiblemente, celebrar un Eurogrupo —la reunión de los 19 ministros de Finanzas de la zona euro— el viernes de esta misma semana. "Aún no estamos en ese punto", adelantaron este lunes fuentes del Ejecutivo comunitario que aseguran que no está en su mano convocar o no al club del euro.