Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juncker y Tsipras coinciden en que el pacto sobre el rescate llegará pronto

Atenas debe pagar el 20 de agosto 3.500 millones al Banco Central Europeo

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en el Ministerio de Agricultura.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en el Ministerio de Agricultura. AP

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha confirmado en una entrevista a la agencia France Presse que ve muy posible que el fin de las negociaciones entre Atenas y la ahora conocida como cuádriga (BCE, FMI, Comisión Europea y Mecanismo Europeo De Estabilidad) llegue antes del 20 de agosto, tal y como estaba previsto. En tal fecha, el Gobierno de Alexis Tsipras deberá desembolsar 3.500 millones al BCE. El líder griego, además, ha confirmado este miércoles que las negociaciones están en la "recta final". 

"Estamos en la recta final para concluir un acuerdo con las instituciones (...) A pesar de las dificultades que estamos enfrentando, esperamos que este acuerdo pueda terminar con la incertidumbre sobre el futuro de Grecia y de su permanencia en la eurozona", ha dicho Tsipras durante una visita oficial al Ministerio de Agricultura heleno, acallando así los rumores sobre el Grexit que inundan los pasillos de Bruselas desde hace cinco meses.

Juncker aboga, pues, por que el acuerdo se cierre "preferiblemente" antes del 20 de este mes. "Es una fecha ambiciosa pero factible si todo el mundo cumple con lo acordado el pasado 13 de julio", ha insistido este miércoles la portavoz del Gobierno de la UE, Mina Andreeva. El ministro de Finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, ha resaltado, además, no solo que las negociaciones avanzan sino que la situación es "un poco mejor de lo que pensaba".

El presidente del Ejecutivo comunitario, por si acaso, ha adelantado que "de no alcanzarse el acuerdo" a tiempo para que Grecia desembolse los 3.500 millones al eurobanco, los acreedores activarán otro crédito puente para que Atenas pueda cumplir con el pago de sus deudas. Ya lo hizo el pasado mes, cuando desembolsaron 7.160 millones para que Atenas afrontara un pago al FMI.

A tan solo 15 días del próximo pago de Grecia a uno de sus acreedores —y aún recibiendo liquidez de emergencia del BCE, según ha confirmado el eurobanco este mismo miércoles— algunos miembros de la formación de la izquierda radical advierten de que "no se harán reformas a cambio de un crédito puente pequeño", sino que el objetivo principal es la firma de un tercer rescate, que se estima sea de 86.000 millones de euros. "Esa posibilidad [de un crédito puente] no ha estado en la agenda de las negociaciones", ha puntualizado Tsakalotos, según recoge el diario Ekathimerini.

Syriza baraja celebrar elecciones en otoño

B. D. C, Bruselas

A pesar de las optimistas declaraciones de unos y otros, la situación en Grecia y en el seno del Gobierno aún es inestable y, según ha comentado este miércoles Olga Gerovasili, portavoz del Gobierno de Syriza, a la radio Vima, "podría haber elecciones anticipadas al Parlamento el próximo otoño".

Todo dependerá, no obstante, del congreso extraordinario que el presidente, Alexis Tsipras, convocó la semana pasada para septiembre, donde se verá si es o ha sido capaz de calmar al ala más revolucionaria del partido que aboga por el fin de la austeridad, la ruptura con los acreedores y una consecuente salida del país de la zona euro.

La nueva ronda de negociaciones, que comenzó el pasado 27 de julio en Atenas, avanza "satisfactoriamente" e incluso, según la prensa local, las reformas en las pensiones sería ya un capítulo cerrado, algo de lo que sin embargo no hay confirmación oficial. "Hasta el momento, los griegos han proporcionado a tiempo todo lo que [las instituciones] les han solicitado", dijo a EL PAÍS una fuente del Gobierno de la UE a principios de semana.

Los cinco grandes puntos en las negociaciones entre Atenas y la cuádriga son, a día de hoy; la creación de un nuevo fondo de la privatización de bienes públicos por valor de 50.000 millones, la eliminación gradual de la jubilación anticipada, la dimensión de la recesión de este año —agravada por el control de capitales de 20 días que impuso el Gobierno a principios de julio—, el objetivo de equilibrio presupuestario primario de este año y la liquidación de los préstamos en mora, informa France Presse.