Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París y Londres se unen para poner fin a la crisis de Calais

"Poner fin a esta situación es una prioridad absoluta”, afirman los ministros de Interior

Varios inmigrantes cruzan una vía cerca de la entrada del eurotúnel.
Varios inmigrantes cruzan una vía cerca de la entrada del eurotúnel. EFE

Tras una semana en la que se ha intensificado la crisis migratoria en Calais, desde donde parte el eurotúnel con destino a Inglaterra, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, y su homóloga británica, Theresa May, han mostrado su solidaridad en una tribuna común publicada en el dominical Le Journal du Dimanche y el diario The Telegraph. “Para Francia como para Reino Unido las cosas son claras: poner fin a esta situación es una prioridad absoluta”, indican. “Nuestros dos Gobiernos están determinados a lograrlo, y a logarlo juntos”, añaden.

“Nos enfrentamos hoy a un crisis migratoria mundial que no concierne únicamente a nuestros dos países”, aseguran en el documento, en el que recuerdan que Francia es un país de tránsito para estos inmigrantes que en muchos casos han pasado por Italia, Grecia y otros países. “Responder a esta crisis es una prioridad europea e internacional”, apuntan. “Trabajamos codo con codo con otros Estados miembros de la Unión Europea para encontrar una solución”, que pasa por las expulsiones de los inmigrantes sin papeles que no son considerados refugiados políticos, la lucha contra las mafias, la colaboración con los países de origen y de tránsito y la ayuda al desarrollo.

En la larga carta conjunta, los ministros apuntan a “la desesperanza de los inmigrantes” que se juegan la vida para tratar de alcanzar Reino Unido. Nueve de ellos han muerto intentándolo a través del eurotúnel en los dos últimos meses. “No hemos cesado de reforzar los medios para garantizar la seguridad del puerto y del túnel y los pasadores que incitan a los inmigrantes a cruzar a Inglaterra les hacen tomar riesgos inconsiderados, provocando graves heridas y muertes trágicas”, escriben.

Los ministros recuerdan que París y Londres llevan trabajando juntos para hacer frente a la situación desde hace meses. En una declaración conjunta en septiembre, Reino Unido ya se comprometía a destinar 15 millones de euros para reforzar la seguridad en la región y otros dos millones para crear una zona de espera segura para los camiones, en los que los inmigrantes tratan de colarse para cruzar La Mancha. A estos se suman los 10 millones de euros anunciados esta semana por ambos ejecutivos para mejorar la seguridad a lo largo de la vías del túnel.

Londres también se ha comprometido a financiar nuevas vallas de seguridad en las inmediaciones del eurotúnel. Francia ha enviado por su parte refuerzos policiales a la zona, donde se encuentran en total 550 agentes. “Todas estas medidas envían una señal fuerte: nuestras fronteras son seguras”, aseguran los ministros.

La dureza de las medidas ha provocado las críticas del obispo de Dover, Trevor Wilmott, cuya diócesis abarca el Canal, quien ha lamentado “este mundo es cada vez más cruel y la gente ha olvidado su humanidad”, según la agencia Europa Presse. “Así es como acabamos en esa situación de jaque”, añade.

Mientras, el exministro y candidato de Los Republicanos para las elecciones regionales de diciembre en la región de Nord-pas-de-Calais, Xavier Bertrand, estima en una entrevista también al Journal du Dimanche que “no son unos millones de más los que solucionarán este problema”. Reclama a Londres que luche contra el trabajo ilegal y amenaza con “dejar pasar a los inmigrantes” si el Gobierno de David Cameron no actúa de forma concreta.

Entre 3.000 y 5.000 inmigrantes, según las fuentes, aguardan en Calais para tratar de cruzar a Reino Unido. Cientos de ellos lo intentan cada noche. Unos 900 han solicitado el asilo en Francia y deberían ser redirigidos a otros centros de acogida en Francia, según los ministros del Interior. París y Londres expulsan cada mes a 200 inmigrantes que no reúnen las condiciones para obtener el asilo.