Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schäuble propone delimitar el poder de la Comisión Europea

El ministro alemán cree que Juncker da un giro demasiado político a la institución

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, el 22 de julio.
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, el 22 de julio. REUTERS

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, criticado por su papel de duro en las negociaciones sobre la crisis de Grecia, está camino de provocar un nuevo seísmo en la Unión Europea. El ministro propuso hace dos semanas a sus homólogos de la eurozona la reducción y el reordenamiento de las competencias de la Comisión, que encabeza Jean-Claude Juncker. Esta información sale a la luz la misma semana en que Francia ha propuesto que la eurozona avance hacia una unión fiscal y social.

En una reunión del Eurogrupo (de los ministros de Finanzas y Economía), Schäuble sugirió que la Comisión Europa, con su frenética actividad en las negociaciones para resolver la crisis griega, había sobrepasado su función original de guardiana de los tratados y supervisora del mercado común, según publicó este jueves el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. Durante el encuentro, Schäuble se opuso a la idea de crear una Comisión más política, tal como defiende su presidente, Jean-Claude Juncker, y destacó que ésta no sería compatible con las funciones originales del organismo.

Schäuble planteó la necesidad de trasladar las competencias iniciales de la Comisión a un organismo independiente, según el modelo de la Oficina Federal Antimonopolios alemana. El ministro asegura que su propuesta no está destinada a debilitar a la Comisión, sino a salvaguardar la independencia regulatoria del organismo en un momento en el que la Unión Europea adquiere cada vez más una función política.

La propuesta se hace pública la misma semana en que el Gobierno francés ha informado de que en otoño París pretende impulsar una iniciativa para acordar avances hacia una unión fiscal y social en la eurozona. Schäuble se ha mostrado favorable. Las medidas incluyen un salario mínimo y un impuesto de sociedades armonizado.

Pero el ministro de Finanzas alemán critica el papel de la Comisión durante las conversaciones con Grecia. Varias veces, Juncker negoció directamente con Alexis Tsipras condiciones del paquete de rescate y apoyó el deseo del primer ministro griego de obtener un acuerdo para la concesión de nuevos créditos y una quita sobre parte de la deuda. El ministro holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha aceptado incluir la redefinición de atribuciones de la Comisión en la agenda comunitaria durante la presidencia holandesa que se inicia en 2016, según el periódico alemán.

La propuesta del ministro alemán coincide con los deseos del primer ministro británico, David Cameron, de introducir reformas en los tratados para restarle poder a la Comisión e impedir así la salida del Reino Unido de la UE.

Aunque Schäuble siempre ha defendido la legitimidad democrática del Ejecutivo comunitario y se mostró a favor de la elección de Juncker, el ministro alemán cree que una Comisión Europea con un carácter más político y menos técnico perdería legitimidad para seguir ejerciendo de protectora de los tratados europeos.

Bruselas prefirió restar credibilidad a la información de la prensa alemana y “no comentar sobre los ecos de rumores de otros”, según declaró este jueves Mina Andreeva, una de las portavoces de Juncker. “No hay ninguna declaración oficial [de Schäuble] y, por tanto, no sabemos lo que él piensa”, añadió. El órgano ejecutivo de la UE defendió que Schäuble es un “europeísta convencido” y puso en duda, por tanto, esa información. “Juncker lo conoce desde hace décadas”, sentenció la portavoz, informa Belén Domínguez desde Bruselas.

Andreeva agregó que la Comisión que preside Juncker —desde noviembre de 2014— tiene un claro mandato para poner en marcha “en profundidad” la unión económica y monetaria, algo que se puso de manifiesto el 22 de junio en un informe de los cinco presidentes: el del Parlamento Europeo, Martin Schultz; el del Consejo Europeo, Donald Tusk; el del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y el de la Comisión Europea, el propio Juncker. Se trata de un ambicioso plan de 2015 a 2025 para sentar las bases de esta unión. “Este Gobierno de la UE es mucho más político”, reconoció Andreeva, quien justificó este giro en que ahora Bruselas “está más atenta a lo que ocurre en los Estados miembros y las necesidades de sus ciudadanos”.