Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE desembarca en Teherán para ganar peso en la región

La jefa de la diplomacia y varios ministros europeos preparan viajes a la capital iraní

Federica Mogherini, con Mohamed Javad Zarif, en una de las conferencias de prensa del pacto nuclear en Viena.
Federica Mogherini, con Mohamed Javad Zarif, en una de las conferencias de prensa del pacto nuclear en Viena. EFE

La Unión Europea quiere capitalizar el éxito del acuerdo histórico alcanzado con Irán. Más allá del ámbito nuclear, Europa pretende aprovechar el camino abierto en la república islámica para estabilizar la región y para allanar el terreno a las empresas europeas interesadas en una de las dos grandes potencias de Oriente Próximo. El vicecanciller alemán y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, aterrizó en Teherán apenas cinco días después de la firma del pacto nuclear en Viena acompañado por grandes empresarios de su país. Le seguirá la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, que visitará Irán —y antes Arabia Saudí, el otro actor clave de la región— la próxima semana.

La celeridad con que los mandatarios europeos han reaccionado al pacto nuclear revela que hay mucho en juego en el país persa. Políticamente, cualquier intento de suavizar los conflictos que asuelan la región pasa por un mayor entendimiento con el régimen de Teherán, el mayor valedor de Bachar el Asad en Siria. Y, económicamente, se trata del país con las mayores reservas de gas del mundo —y las terceras de petróleo—, un jugoso pastel hasta ahora vetado a la inversión extranjera.

Oficina en Teherán

Gabriel acudió a Teherán de la mano de compañías como Mercedes, Siemens o Volkswagen. Otros mandatarios mantendrán un perfil más político. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, también planea un viaje a la zona y seguramente le seguirán otros.

Para recomponer las relaciones rotas con Irán —la UE aplica sanciones desde 2007 por la ambición nuclear en el país islámico—, el servicio diplomático europeo tiene la intención de abrir una oficina en Teherán, según explican fuentes europeas. Se trata de mantener un anclaje que facilite la mediación política en toda la región.

Consciente de que la lucha contra el Estado Islámico requiere la colaboración de Arabia Saudí, el gran referente suní de Oriente Próximo, Mogherini visitará el lunes al ministro saudí de Exteriores, Adel Al Jubeir. El martes, en Teherán, se entrevistará también con el titular de Exteriores, Mohamed Javad Zarif.