Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia evitará “un Tratado de Versalles” en la zona euro

París hará todo lo posible para evitar la salida de Grecia del euro pese a que "hay riesgo"

El presidente francés, François Hollande, este jueves.
El presidente francés, François Hollande, este jueves. AFP

Francia, la segunda potencia de la zona euro, se sitúa a la cabeza de los países de la Unión Europea que intentan evitar a toda costa una ruptura total con Grecia y la posible salida de este país de la moneda única. Por eso, tanto el presidente, François Hollande, como varios ministros de su Gobierno “mantienen y mantendrán abiertos los canales y puentes” con Atenas tras el referéndum que este domingo se celebra en Grecia, como señalan fuentes oficiales del Ejecutivo. Precisan, sin embargo, que “hay que cumplir las reglas”. Hollande recibirá el lunes a la canciller Angela Merkel para analizar los resultados del referéndum.

Hollande sostiene que un triunfo del no abre el peligro de una salida de Grecia del euro. “El riesgo existe”, señalan personas de su entorno. Sin embargo, el Gobierno hará “todo lo posible” para que ese peligro no se materialice. El jefe del Estado ha reiterado estos días que “Francia no tiene nada que temer” desde el punto de vista económico y financiero si se produjera esa salida, pero París también insiste en que una baja en la eurozona sería “un peligroso precedente” para la moneda única y para la estabilidad de la propia Unión Europea.

Tampoco Francia es partidaria de endurecer las posiciones frente a Atenas. El ministro de Economía, Emmanuel Macron, que intentó incluso tras la convocatoria del referéndum un acuerdo in extremis con Atenas, ha declarado este domingo que, “sea cual sea el resultado del referéndum, tenemos que reanudar el debate político mañana mismo”. Macron quiere alejar toda tentación de castigo a Grecia que propugnan los más duros. “Incluso si gana el no, nuestra responsabilidad debe ser no hacer un Tratado de Versalles [el que impuso severas condiciones a Alemania tras la I Guerra Mundial] de la zona euro”.

Hollande, señalan las fuentes consultadas, “lamentó” la convocatoria de esa consulta y así se lo comunicó al jefe del Ejecutivo heleno, Alexis Tsipras, cuando este le llamó por teléfono la semana pasada para comunicarle su decisión y añadirle que él haría campaña por el no. El presidente francés reiteró, no obstante, que Grecia está en su derecho de hacer el referéndum. Incluso después de convocado, Hollande se mostró partidario de negociar para intentar un consenso antes de emitir el voto. Su posición evidenció una clara discrepancia con la canciller Angela Merkel, partidaria de interrumpir todo diálogo hasta conocer el resultado de la consulta.

Hollande y Merkel se entrevistan el lunes en El Elíseo para aproximar sus distintas posiciones ante la crisis griega

Hollande, pese a todo, ha insistido estos días en que ha trabajado estrechamente con Merkel para encontrar salidas a la crisis. Las fuentes oficiales consultadas aseguran que toda salida al problema con Grecia tiene que pasar "por un acuerdo franco-alemán". En su búsqueda, es obvio que París será el interlocutor con puentes más abiertos. Para intentar los primeros acercamientos entre las dos grandes potencias de la zona euro, Hollande se entrevistará el lunes por la tarde en El Elíseo con Merkel. "El encuentro se inscribe en el marco de la cooperación permanente entre Francia y Alemania para contribuir a una solución duradera en Grecia"-

Grecia debe hoy a Francia más de 40.000 millones de euros. De esa cantidad, 11.400 son préstamos directos que Atenas se comprometió a devolver entre 2020 y 2041, según señalan fuentes del Ministerio de Finanzas, cuyo titular, Michel Sapin, también ha sido de los menos duros con Atenas en el Eurogrupo. Otros 29.000 millones corresponden a la participación francesa en las ayudas y préstamos europeos a Grecia. En este caso, los intereses se pagarían no antes de 2022 y el capital entre 2023 y 2054. Sin embargo, el riesgo de una ruptura total con Atenas y su salida del euro aumentaría hasta más de 72.000 millones el coste financiero para Francia, según estimaciones del ministerio.

Más información