Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán a Occidente: “Tienen que elegir entre el acuerdo o la coerción”

Zarif recurre a YouTube para decir a sus interlocutores en la negociación nuclear que con presiones no van a lograr nada

Zarif en el balcón de un hotel de Viena, el 2 de julio.
Zarif en el balcón de un hotel de Viena, el 2 de julio. AFP

Con las negociaciones nucleares entre Irán y las seis potencias en el momento de la verdad, Mohammad Javad Zarif ha vuelto a recurrir a YouTube para enviar un mensaje a sus interlocutores. En un vídeo de cuatro minutos, el ministro de Exteriores y jefe negociador iraní rechaza las presiones y les insta a elegir entre “el acuerdo o la coerción”. También establece un sutil vínculo entre el resultado de la pacto que se última en Viena y la lucha contra el Estado Islámico.

“Nunca hemos estado tan cerca de una solución duradera. Pero no hay garantía”, advierte Zarif al inicio del mensaje, colgado en la web justo a tiempo para los informativos de mediodía de las televisiones estadounidenses, su principal objetivo.

El ministro, muy ducho en las redes sociales que significativamente están bloqueadas en su país, reitera que las presiones no funcionan con Irán y recuerda como los ocho años de guerra con el Irak de Sadam Husein “y todos sus patrones no pusieron de rodillas a los iraníes”. Para asegurar a renglón seguido que tampoco las sanciones económicas por el empeño nuclear “han conseguido ninguno de sus objetivos”.

Desde que se alcanzara el acuerdo marco de Lausana el pasado 2 de abril, los portavoces iraníes se quejan de crecientes exigencias por parte de sus interlocutores occidentales. “Están reabriendo capítulos que dábamos por cerrados”, asegura una fuente diplomática. “Confunden nuestra flexibilidad con debilidad, pero todo tiene un límite”.

“Estamos listos para llegar a un acuerdo equilibrado; y abiertos a nuevos horizontes para abordar importantes desafíos comunes”, manifiesta Zarif en el vídeo antes de señalar como amenaza común el extremismo violento, en clara referencia al Estado Islámico, que tanto EE UU como Irán combaten en Irak. “La amenaza que afrontamos –y hablo en plural porque nadie está a salvo— está representada por los encapuchados que están destruyendo la cuna de la civilización”, ha precisado.

Durante toda la jornada del viernes, un pequeño grupo de diplomáticos iraníes con experiencia en relaciones con los medios de comunicación ha revisado palabra por palabra el texto original en persa, haciendo comentarios y sugerencias, que se intercambiaban por correo electrónico. Cuando finalmente Zarif ha dado el visto bueno, se ha traducido al inglés y se ha procedido a su grabación.

“El mensaje era mucho más duro esta mañana; pero según ha avanzado el día, se han producido algunos avances y se ha rebajado el tono”, confía uno de los diplomáticos que ha participado en el proceso.