Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los ciudadanos del este prorruso necesita medicamentos

Según un sondeo, el 41% de los ciudadanos del Donbás requiere alimentos

Una vecina de Donetsk muestra su casa destruida por los combates.
Una vecina de Donetsk muestra su casa destruida por los combates. AFP

Más de la mitad de población civil de las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk (las zonas del este de Ucrania controladas por separatistas prorrusos) necesita medicamentos, según un sondeo realizado por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev para la fundación del magnate Rinat Ajmétov. Esta entidad presentó el martes en Kiev un nuevo mapa (map.dopomozhemo.tv), en el que se refleja la situación humanitaria de de la zona no sometida a las autoridades centrales ucranianas.

La necesidad de medicamentos, constatada por el 52% de los encuestados (más de 2.100 adultos en 27 ciudades de la región), va acompañada de la necesidad de alimentos (41%) y de artículos cotidianos (34%). Las condiciones más graves se dan en ciudades como Stajánov, donde el 80% de los interpelados dicen necesitar alimentos, fármacos y artículos de limpieza, según el sondeo. Un 32% aseguran que la situación ha empeorado en las últimas semanas, mientras un 62% se sienten capaces de soportar las dificultades.

Con altibajos, la violencia se mantiene desde hace más de un año, a pesar de los acuerdos de Minsk. Esto ha provocado el desplazamiento de dos millones de personas, según los datos de la ONU, de ellas 1,2 millones han encontrado cobijo en el resto de Ucrania y otras 800.000 se han repartido entre diversos países, sobre todo Rusia. En la zona controlada por los separatistas quedan 3,2 millones de personas. Un 93% no tiene intención de marcharse a ninguna parte, un 4% no tiene posibilidades y el 12% lo intentó, pero tuvo que regresar, según la encuesta presentada en Kiev.

En las últimas semanas, el reparto de la ayuda humanitaria se ha complicado debido al incremento de las restricciones y formalidades en los puestos de acceso a la denominada zona ATO (Zona de la Operación Antiterrorista, según la terminología oficial ucraniana). Un convoy de ayuda humanitaria del fondo Ajmétov, con 620 toneladas de mercancías, que llegó el pasado 18 de junio a Donetsk, tardó 15 días y realizó 9 intentos de alcanzar su destino, según Alekandr Vishniakov, director de la sección de Ayuda Humanitaria de la Fundación.

En Kiev, el lunes, los desplazados organizaron un mitin contra la corrupción en los puestos de control de la zona ATO y la discriminación de los ciudadanos pacíficos que tratan de atravesar la línea contacto entre las partes en conflicto. A la manifestación de protesta por la normativa vigente asistía Serguéi Taruta, el exgobernador de Donetsk, según el servicio informativo ZN. Taruta, que fue cesado en otoño por el presidente Petró Poroshenko, elogió a su sucesor al frente de Donetsk, Oleksandr Kijtenko, por oponerse al sistema de pases. Kijtenko ha sido despedido recientemente por Poroshenk y entre las recientes medidas del Consejo de Seguridad de Ucrania está la supresión de los servicios de autobús que cruzaban la línea de contacto. Esto dificulta el movimiento de unos ciudadanos de los que Kiev se desentiende y a quienes no paga pensiones y prestaciones por el hecho de vivir en las zonas conflictivas.

Por otra parte, Bruselas quiere que Ucrania muestre buena voluntad y conceda a Donbás un estatus especial, sin esperar a que los separatistas cumplan su parte en los acuerdos de Minsk, según informa el servicio Evropeiskaia Pravda, basándose en sus fuentes. La diputada Ivanna Klimpush-Tsintsadze, del partido de Poroshenko, confirmó a la página de web lb, que los europeos quieren que Ucrania conceda un estatus especial a Donbás de carácter ilimitado sin esperar a que los separatistas honren su parte del trato y sin haber logrado siquiera el cumplimiento de los primeros puntos del acuerdo de Minsk, entre ellos un alto el fuego y una retirada completa de las armas pesadas estables. La idea habría sido expuesta ante diputados de la Rada por el comisario de ampliación y política europea Johannnes Hahn en una visita a Kiev.