Dimite el policía que amenazó a una menor con un arma en Texas

Eric Casebolt, de 41 años y 10 de servicio, renuncia por las críticas y tras la apertura de una investigación

El agente Casebolt en plena intervención.Foto: reuters_live | Vídeo: Reuters-LIVE!

Eric Casebolt, el policía estadounidense de 41 años de la localidad de McKinney, que actuó con violencia contra varios adolescentes negros que celebraban una fiesta en una piscina de un barrio de esa ciudad de Texas, ha dimitido " por deseo propio" , según anunció el martes el jefe de la policía local, Greg Conley, en rueda de prensa. El vídeo del incidente se ha convertido en viral en Internet y ha relanzado la polémica sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía de Estados Unidos y, en concreto, sobre los abusos cometidos por agentes blancos contra ciudadanos negros.

"Eric Casebolt ha dimitido como miembro de la policía de McKinney", situada a unos cincuenta kilómetros de Dallas, añadió Conley, que calificó el comportamiento del agente, que se encontraba de baja administrativa desde el domingo, como '"indefendible". "Estamos obligados a mantener unos estándares elevados en el marco de nuestro trabajo", aseguró Conley.

El incidente ocurrió el viernes cuando el policía, tras obligar a tumbarse en el suelo a varios jóvenes negros, inmovilizó a Dajerria Becton, una adolescente de 15 años en bikini. Ante los gritos de la menor y de otros adolescentes, el agente sacó su pistola. La operación se saldó con un detenido.

Varios agentes respondieron y los "oficiales acabaron por controlar la situación", aseguraron fuentes policiales el domingo. Pero el vídeo filmado por uno de los adolescentes presentes en la fiesta y subido a Youtube destapó el comportamiento de Casebolt contra los jóvenes.

"Había 12 policías en el lugar y 11 se comportaron de forma correcta", aseguró el jefe de la policía. "Como muestra la grabación (Eric Casebolt) era incontrolable durante el incidente".

Según fuentes policiales, los agentes acudieron al lugar porque un grupo de jóvenes que no habían sido invitados a la fiesta se negaban a abandonar el lugar y amenazaban con causar disturbios. Las autoridades han abierto una investigación sobre estos hechos que ha sido reproducidos en todos los medios estadounidenses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Un poco antes, la abogado de Casebolt. Jane Bishkin, indicó a la prensa que su cliente había decidido dimitir "tras una reunión con el departamento de asuntos internos sobre los cargos que podrían presentarse contra él". "El vídeo ha despertado interrogantes que la policía de McKinney está investigando", indicó, al tiempo que aseguraba que el agente ha recibido amenazas de muerte.

En declaraciones a la cadena de televisón texana KDFW, Dajerria Becton,afirmó que " despedir a Casebolt no es suficiente".

"Las acciones de una persona no definen nuestra comunidad", afirmó el martes el alcalde, Brian Loughmiller, que compareció en la rueda de prensa de Conley.

Unas 800 personas desfilaron por las calles de la pequeña McKinney, de apenas 15.000 habitantes, para protestar por los hechos. Los manifestantes, que hicieron el recorrido desde una escuela hasta la piscina donde ocurrieron los incidentes, llevaban pancartas con eslóganes como " Mi color de piel no es un crimen" y "No amenacen a nuestros hijos".

Varios líderes de derechos civiles han pedido una investigación al Departamento de Justicia de EE UU, mientras algunos residentes han defendido el comportamiento del agente dimisionario, según informa la cadena BBC.

La tensión racial se ha disparado en Estados Unidos en los últimos meses tras varios casos de violencia policial contra ciudadanos negros, a menudo desarmados. En abril, la muerte de Freddie Gray, en Baltimore (Maryland), tras ser arrestado por la policía provocó numerosas manifestaciones de protesta. Lo mismo ocurrió a principios de agosto pasado, cuando la muerte de un joven negro desarmado en Ferguson por disparos de un agente blanco desató las mayores protestas raciales desde los años 60.

El lunes, un policía que fue filmado mientras disparaba a un hombre negro por la espalda en Carolina del Sur, ha sido acusado de asesinato por un jurado popular.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS