La petición palestina de ‘tarjeta roja’ a Israel pasa a segundo plano en la FIFA

Netanyahu: “Expulsar a la federación israelí sería el principio del fin del fútbol internacional”

Niños palestinos muestran tarjetas rojas ante el hotel de Blatter en Jerusalén, el pasado día 19.
Niños palestinos muestran tarjetas rojas ante el hotel de Blatter en Jerusalén, el pasado día 19.AMMAR AWAD (REUTERS)

La propuesta de la Asociación Palestina de Fútbol (PFA, en sus siglas en inglés) para expulsar a Israel de las competiciones internacionales, que figura en el orden del día de la asamblea del máximo órgano del fútbol mundial, ha quedado en segundo plano ante el escándalo de corrupción que afecta a la organización. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, parece haber llevado a cabo, no obstante, un último esfuerzo para intentar que no sea votada este viernes la medida sancionadora presentada por la PFA, que acusa a Israel de restringir los movimientos de los equipos palestinos entre Cisjordania y Gaza y de discriminar a sus jugadores.

Fuentes palestinas confirmaron el jueves que el presidente de la PFA, Yibril Rayub, se reunió en Zúrich durante una hora con Blatter, quien le trasladó las concesiones que la Federación de Fútbol Israelí (IFA) estaba dispuesta a hacer a cambio de la retirada de la resolución 15.1 del orden del día de la asamblea. Palestina, reconocida como Estado observador por Naciones Unidas en 2012, forma parte de la FIFA desde 1998. La oferta israelí coincide básicamente con lo anunciado por Blatter la semana pasada durante una visita de mediación a Jerusalén y Ramala: concesión de tarjetas de identidad especiales a jugadores y técnicos para que atraviesen con rapidez los puestos de control israelíes, licencia de obras para nuevas instalaciones y exención fiscal en Israel para la importación del equipamiento deportivo.

La federación palestina ha exigido la salida de la liga de fútbol israelí de cinco equipos procedentes de asentamientos de colonos judíos en Cisjordania, pero Israel se niega a aceptarlo

“La federación palestina ha exigido también la salida de la liga de fútbol israelí de cinco equipos procedentes de asentamientos de colonos judíos en Cisjordania bajo la ocupación israelí”, puntualizó una fuente oficial consultada en Ramala. “Pero Israel se niega a aceptarlo, así que el viernes se votará la propuesta”, advirtió. Los responsables palestinos alegan que, según los estatutos de la FIFA, los equipos situados en el territorio internacionalmente reconocido de una federación deben contar su autorización para participar en las otras ligas. La resolución sancionadora que se somete a la Asamblea de la FIFA sólo puede ser retirada del orden del día por la propia PFA. Para que sea aprobada necesita contar con dos terceras partes de los votos de los 209 delegados internacionales.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró el jueves que si Israel es expulsado de las competiciones internacionales, ello supondrá “el principio del fin” de la FIFA. La federación israelí solicitó este jueves el apoyo de la UEFA, de la que forma parte (los equipos palestinos están integrados en la Confederación Asiática de Fútbol), para bloquear la propuesta sancionadora. Ante la amenaza del voto de castigo, el presidente de la IFA llamó a evitar que el fútbol “se convierta en un escenario político” en una reunión celebrada en Zúrich con representantes de las federaciones europeas, a quienes pidió, según France Presse, que “nadie le pite el final del partido” a Israel.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS