Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

5.000 sherpas llevan ayuda a las zonas más inaccesibles de Nepal

Montañeros y porteadores también llevan víveres a las aldeas más desconectadas

Imagen de archivo de Namche, localidad nepalí habitada principalmente por sherpas.
Imagen de archivo de Namche, localidad nepalí habitada principalmente por sherpas.

Muchos sherpas perdimos nuestras casas, nuestros trabajos. Pero ahora mismo no pensamos en eso. Sabemos que hay mucha gente afectada por los terremotos que nos necesita y estamos haciendo lo que podemos para ayudarlos”, dice Dayula Sherpa. Este experimentado montañero de 40 años tiene la mirada triste, pero habla con absoluta convicción. Está a punto de comenzar una nueva expedición para entregar víveres en aldeas desconectadas en el distrito de Solukhumbu. Para alcanzar su destino deberá caminar durante días y días de por los terrenos más adversos, que quedaron todavía más inaccesibles tras los dos grandes terremotos que sufrió Nepal el último mes.

Sherpa comenzó sus misiones de ayuda cinco días después del primer gran temblor, con el apoyo económico de la gente a la que ha guiado por el techo del mundo. “Además de repartir víveres, estamos reabriendo los caminos en las montañas, que son indispensables para nuestra supervivencia”, explica. La economía de gran parte de su grupo étnico depende de guiar a los alpinistas por los picos más altos del planeta. Pero, con los temblores y las avalanchas que les siguieron, la temporada de primavera quedó cancelada.

Las organizaciones humanitarias, en un novedoso giro, han echado mano de las habilidades de los sherpas, así como de otros montañeros y porteadores, para las operaciones de ayuda a los afectados en las zonas más remotas de los Himalaya. En Nepal, unas 300.000 personas viven en zonas muy remotas. Por ello, a las formas más tradicionales de asistencia también se unen camiones o helicópteros. Pero unos 75.000 nepalíes viven en lugares inaccesibles incluso para helicópteros. “Esta gente que ha perdido su trabajo esta temporada ha sido contratada para llevar provisiones a los más afectados. Ellos son los más preparados para ir a estos lugares y realizar este trabajo”, explica Jamie McGoldrick, coordinador de asuntos humanitarios de la ONU en Nepal.

“Además de transportar cosas, son mensajeros y van dejando libres los caminos que son necesarios para la superviviencia de la gente en las altas montañas”. Esta medida, que comenzó a funcionar este domingo, emplea por ahora a 5.000 sherpas, según la ONU, pero esta cifra aumentará en los próximos días. El Gobierno y las organizaciones de ayuda intentan llevar la mayor cantidad de provisiones a la gente más vulnerable antes de que llegue el monzón.

En las tareas también participan grupos de alpinistas de élite de otros países. “Edurne Pasabán está en el distrito de Gorkha con un equipo de bomberos españoles. Ellos se comunican con nosotros y nos dicen las necesidades en las aldeas. Juntos intentamos llevar los materiales a esas zonas”, cuenta Richard Ragan, coordinador de Emergencias del Programa Mundial de Alimentos.