Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia elige un presidente ultraconservador

El liberal Komorowski reconoce los sondeos que lo dan como perdedor

Una mujer vestida con el traje tradicional vota en un colegio eletoral en Zakopane.
Una mujer vestida con el traje tradicional vota en un colegio eletoral en Zakopane. REUTERS

 Polonia votó este domingo en la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales. Los sondeos a pie de urna conceden la victoria a Andrzej Duda, de los ultranacionalistas de Ley y Justicia, y Bronislaw Komorowski, actual presidente y candidato de los liberales de la Plataforma Cívica, reconoció a última hora de la noche la victoria de su rival.

 Los poderes del presidente son muy limitados en Polonia (representación y decisiones en materia de política internacional), pero los comicios marcan un cambio de tendencia y funcionan como una advertencia para la Plataforma Cívica.

 Komorowski inició la campaña como favorito indiscutible y se esperaba incluso que ganara las elecciones en la primera vuelta de hace dos semanas. Sin embargo su programa, muy basado en su capacidad para gestionar las tensiones con Rusia y la política internacional no aguantó el envite de Duda, que se centró en temas sociales, atrayendo la atención sobre las desigualdades en el reparto de las riquezas en el seno de Polonia, sexta economía de la Unión Europea pero con unos salarios muy bajos y un creciente descontento ante medidas como el retraso de la edad de jubilación que recientemente ha introducido la Plataforma Cívica.

En caso de que se confirme su victoria, Duda no podría desarrollar la mayoría de sus propuestas ante su falta real de atribuciones. Por eso, las elecciones son ante todo un indicador del cambio de tendencia de cara a las legislativas. Tras dos legislaturas de hegemonía de los liberales, la conservadora Ley y Justicia se presenta como una fuerza emergente ante la primera ministra, Ewa Kopacz, enfrentada a un proceso de pérdida de confianza ciudadana.

El miedo a la belicosidad rusa, que en la primera vuelta era una de las principales bazas de Komorowski (antiguo ministro de Defensa) quedó anulado en la segunda ronda por ser Ley y Justicia una formación aún más severa en las relaciones con Moscú. En la primera ronda el candidato independiente Pawel Kukiz, una estrella del rock de programa contestatario pero indefinido ideológicamente, consiguió el 20% de votos, la mayoría correspondientes a ciudadanos descontentos con el debate político. Kukiz no ha apoyado a ninguno de los dos contendientes que quedan en liza, pero los sondeos indican que los descontentos habrían vuelto la espalda a Komorowski.

Los resultados definitivos podrían hacerse esperar. El país está especialmente preocupado por la fiabilidad de los recuentos electorales después de que un fallo informático en las elecciones locales del año pasado bloqueara dos semanas el conteo de votos.