Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolivia estrena la segunda vuelta electoral en dos gobernaciones

El sistema de balotaje será decisivo en Tarija y en Beni

Elecciones Bolivia
Un cartel de Felipa Huanca, candidata del MAS en La Paz. afp

Por primera vez en su historia, Bolivia realizará dos balotajes o elecciones de segunda vuelta para definir quiénes serán los gobernadores de Tarija, en el sur, y de Beni, en el este del país, regiones en las que los comicios subnacionales del 29 de marzo produjeron resultados inconcluyentes. En ambos lugares se enfrentarán este domingo candidatos del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) y de Unidad Demócrata, el principal frente de oposición.

Estas citas electorales cerrarán el reemplazo de los nueve gobernadores y los más de 300 alcaldes bolivianos, que se produce cada cinco años, y que en esta ocasión dio mucho que hablar por la derrota del partido del presidente Evo Morales en algunos de sus bastiones históricos, como la región de La Paz y la alcaldía de El Alto. Sin embargo, el MAS se hizo con cinco gobernaciones y en estas semanas redobló sus esfuerzos —con la abierta participación de altas autoridades gubernamentales en las campañas— para subir este número a siete.

Aunque no se han publicado encuestas sobre las tendencias del electorado en los balotajes, tanto Tarija como Beni son plazas fuertes de la oposición. Si el candidato opositor de Tarija ganó en la primera vuelta y logró el apoyo del que llegó tercero, en Beni la oposición logró forzar una segunda vuelta pese a que el tribunal electoral había eliminado a su candidato 10 días antes de la votación por la difusión de una encuesta no autorizada (así es como la ley electoral sanciona este delito electoral). Después de su eliminación, Unidad Demócrata del Beni se fusionó con una agrupación local que estaba participando en las elecciones sin muchas perspectivas, Nacer, y, con este repentino nuevo nombre logró el segundo lugar, lo que hace pensar que ahora tiene posibilidades de ganar el balotaje. Sin embargo, el MAS se potenció después de la primera vuelta mediante su alianza con una facción "progresista" de su tradicional adversario, el MNR, partido al que derrocó en 2003 y que mantiene un fuerte arraigo en esta parte del país.

Si la oposición ganara este domingo pasaría a controlar cuatro gobernaciones, pues ya cuenta con las de La Paz y Santa Cruz, que son las regiones más grandes y ricas de Bolivia.

Beni ocupa una llanura tropical principalmente dedicada a la ganadería y suele actuar políticamente igual que la más moderna Santa Cruz, región con la que colinda. Sin embargo, a diferencia de lo que hizo esta última en las elecciones presidenciales del año pasado, Beni nunca ha dado la victoria a un candidato del MAS. Tarija, fronteriza con Argentina, es la sede de la principal explotación nacional, la industria del gas, y por eso recibe la mayor cantidad de ingresos fiscales per cápita, lo que la vuelve muy apetecida por los partidos políticos.

Después de haber poseído por casi dos siglos un sistema de selección parlamentaria de los presidentes que no lograban mayoría absoluta, Bolivia adoptó el balotaje en su Constitución de 2009, extendiéndolo luego a la elección de los gobernadores de sus nueve regiones, llamadas departamentos. Este mecanismo se activa cuando un candidato no logra la mayoría absoluta ni una diferencia de por lo menos 10% sobre su inmediato contendiente.

Más información