Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltimore supera su primera noche de toque de queda

Salvo incidentes aislados, la ciudad cumple las restricciones que buscan evitar los violentos disturbios de la noche pasada

Un manifestante frente a la policía en las calles de Baltimore.

Baltimore superó sin mayores incidentes la primera noche bajo toque de queda en toda la ciudad, una sus principales pruebas después de los violentos disturbios vividos 24 horas antes tras la muerte bajo custodia policial de un joven afroamericano, Freddie Gray.

El gran reto tenía la hora marcada: las diez de la noche del martes, cuando entraba en vigor la medida restrictiva decretada por la alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, que pretende mantener a los ciudadanos en sus casas durante las horas de la noche -el toque de queda se levanta a las cinco de la mañana- para el resto de la semana. A escasos minutos de la medianoche, el comisionado de policía Anthony Batts, se permitía una sonrisa. “Está funcionando”, declaró. “Los ciudadanos están seguros y la ciudad estable, esperamos que se mantenga así”, agregó.

Sus deseos se cumplieron ampliamente. En la mañana del miércoles, la vida empezaba a volver a una cierta normalidad en Baltimore, reforzada por la reapertura de escuelas y comercios que habían permanecido cerrados la víspera.

El saldo oficial de detenidos desde el toque de queda es de diez. Una cifra mínima frente a los más de dos centenares arrestados la víspera. Pero hasta el último momento, la duda planeó sobre el éxito de la decisión de las autoridades locales de limitar los movimientos de los ciudadanos durante la noche.

El saldo de detenidos desde el toque de queda era de 10

Pese a intensos llamamientos policiales y de líderes de la propia comunidad, algunos grupos se negaron a replegarse a sus casas a la hora señalada, especialmente en lugares sensibles como una intersección de la Avenida Pennsylvania que la víspera había sufrido algunas de las escenas más violentas de las protestas. Allí la policía, pertrechada tras escudos protectores y flanqueada por tanquetas antidisturbios, comenzó a avanzar lentamente en fila cerrada hacia los manifestantes, contra los que lanzó granadas de humo y gas pimienta para dispersarlos.

Algunos -pocos- respondieron lanzando botellas de plástico y hasta vidrio contra los agentes, que realizaron algunos arrestos en esta zona y otras Baltimore.

Con todo, la tensión era claramente menor que la vivida en las mismas calles 24 horas atrás y que dejaron escaparates destrozados y ennegrecidos por el fuego que siguió a los saqueos. Los incidentes del lunes se saldaron además con 235 detenidos y 20 agentes heridos, así como otra persona en estado crítico a causa de uno de los incendios provocados durante los disturbios.

Los ciudadanos han participado en las decenas de brigadas de voluntarios que limpian las calles

Hasta poco antes de la entrada en vigor del toque de queda, estas mismas calles ya habían sido testigo de los esfuerzos de la comunidad local por cambiar el tono de las protestas. Cientos de personas confluyeron durante todo el día en la intersección destruida por los saqueos para demostrar, de una forma festiva, que no todos los que salen a la calle lo hacen para causar caos.

Desde primera hora de la mañana, muchos de estos ciudadanos habían participado además en las decenas de brigadas de voluntarios que, convocados por las redes sociales y armados con escobas y bolsas de basura, acudieron a ayudar a limpiar el caos provocado por los centenares de violentos que, durante buena parte de la tarde y noche del lunes, se dedicaron a desvalijar e incendiar comercios y vehículos.

La violencia había empezado a estallar en la tarde del lunes, después del entierro de Freddie Gray. Este es el joven negro que el 19 de abril falleció a causa de una grave lesión medular sufrida en algún momento durante su arresto, una semana antes, por policías blancos. Gray se convertía así en el último símbolo de una situación que, al menos desde la muerte del adolescente -también negro, también desarmado- Michael Brown en Ferguson, Misuri, hace casi un año, viene repitiéndose con demasiada frecuencia en Estados Unidos: caso tras caso de brutalidad policial contra las minorías, especialmente la afroamericana, han demostrado que este país no ha logrado aún superar las tensiones raciales, pese a tener como presidente a un hombre negro por primera vez en su historia.

Miles de agentes de policía, reforzados con miembros de la patrulla estatal y también -por primera vez desde los fuertes disturbios de 1968 tras el asesinato de Martin Luther King- de la Guardia Nacional, se desplegaron el martes en los puntos estratégicos de esta antigua esplendorosa ciudad portuaria ahora abatida por años de crisis y marcada por la desigualdad. Las zonas comerciales, turísticas y de negocios, además de las sedes del gobierno local, estaban fuertemente protegidas por filas de agentes y vehículos blindados, que también se hicieron presentes en las zonas más calientes -y deprimidas- donde la noche del lunes se vivieron los peores disturbios. Escuelas, museos y numerosos comercios permaneceron cerrados. El equipo local de béisbol, los Baltimore Orioles, volvió a posponer un partido ya aplazado el lunes y que se jugará finalmente este miércoles a puertas cerradas, mientras el gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, trasladaba temporalmente su oficina a Baltimore para controlar más de cerca una situación que, desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama calificó de “inexcusable”.

“No pensé que fuéramos a llegar a este extremo”, lamentaba Sharanda Palmer mientras, en la mañana del martes, barría desolada los cristales del escaparate destrozado de su tienda. “Creí que tras las protestas de la semana pasada esto se había acabado, pero esto parece sacado de una película”, contaba luchando por contener las lágrimas y la rabia de saber que muchos de los causantes de los destrozos de su negocio son los mismos que a menudo acudieron a comprar en él.

Al joven concejal de Baltimore Brandon Scott también le podía la rabia con la violencia de la noche. “Están destruyendo el futuro de su propia gente, de sus hijos, porque esto es algo que va a dañar a la ciudad en los próximos años”, lamentó. Y peor aún, advirtió. “Esto no va a ayudar, esto va a hacer daño a los esfuerzos para lograr justicia no solo para la familia de Gray, sino para mejorar toda nuestra ciudad”, sostuvo.

Las zonas comerciales, turísticas y de negocios están fuertemente protegidas por filas de agentes

Aeneas Middleton, un joven cineasta afroamericano de San Luis al que las protestas del lunes lo encontraron cámara en mano filmando unas escenas de su próximo proyecto -una película de ciencia ficción- en Baltimore, no condona la violencia vivida. Pero dice comprender de dónde sale.

“Desde 1968, la gente es consciente de que cosas como la muerte de Gray son algo recurrente, y está cansada. En algunas zonas de San Luis, el 99% de la gente que es detenida es negra. Y estamos hartos del racismo, queremos un cambio”, afirmó.

Las más altas autoridades del país, Obama a la cabeza, han dejado claro que la violencia no es la vía para lograrlo. Baltimore trató el martes de buscar otras formas para manifestar su frustración y conseguir los cambios que reclaman tantos en todo el país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información