Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina opta por Rusia para explotar el yacimiento de Vaca Muerta

Fernández de Kirchner refuerza su alianza con Putin con una visita al Kremlin

Kirchner, en una muestra sobre Evita en Moscú.
Kirchner, en una muestra sobre Evita en Moscú. REUTERS

En la misma semana en la que la Unión Europea declara la guerra a Gazprom, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, está en Moscú para acompañar la firma, entre otros acuerdos, de un memorando de entendimiento entre el gigante estatal ruso y la argentina YPF para explotar el yacimiento de Vaca Muerta. Fernández de Kirchner, que dejará la presidencia a finales de año, consolida así su apuesta de política exterior centrada en Rusia y China, que recibe fuertes críticas de la oposición y que presumiblemente cambiará con el nuevo Gobierno en 2016.

El último gran viaje internacional de Fernández de Kirchner, en febrero, fue a Pekín, donde se firmaron acuerdos similares a los que hoy se sellarán en presencia de la presidenta argentina y su homólogo ruso Vladímir Putin, que incluyen otro pacto para que Rosatom construya una central nuclear en argentina.

El presidente de YPF, Miguel Galuccio, ha viajado a Moscú expresamente para firmar este acuerdo. Aún no se han dado muchos detalles. El memorando está en la primera fase, y ya hubo uno similar con la china Sinopec, sin efectos de momento. Pero el gesto político es evidente, y además fue acompañado ayer por críticas expresas de la presidenta a la política de austeridad europea y a las limitaciones que pone EE UU a las carnes y cítricos argentinos. “Nosotros nos hemos negado al modelo que ahora está en Europa, el del ajuste, porque el ajuste no trae crecimiento en ninguna parte. Si no hay buenos salarios la gente no consume, se sepulta la economía”, dijo ante empresarios rusos.

La oposición argentina está reclamando un acercamiento a la Unión Europea y a EE UU, y todos los analistas coinciden en que aunque ganara en las elecciones de octubre el oficialista Daniel Scioli habrá un giro de política exterior, ya que este la centrará menos en el eje China-Rusia-Venezuela-Irán.

YPF necesita enormes inversiones de empresas extranjeras para explotar el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén, uno de los mayores del mundo de gas y petróleo no convencional, que en Argentina es visto como una garantía de futuro para el país. De momento está funcionando un acuerdo con Chevron que ya está explotando el yacimiento, pero solo un 3%. Esa zona petrolífera podría en el futuro hacer autosuficiente a Argentina. El Gobierno subvenciona la explotación petrolera para animar a estos grandes inversores, de manera que si el petróleo ha bajado a 56 dólares, el que se extrae en Argentina se paga a 77 e incluso 83.

YPF estaba en manos de la española Repsol hasta 2012, después de que se vendiera en la época menemista. Fernández de Kirchner decidió nacionalizarla ese año, precisamente poco después de que Repsol empezara a perforar Vaca Muerta, lo que supuso un gran conflicto con el Gobierno de Mariano Rajoy. Pero ese paso tuvo un enorme apoyo popular en Argentina y ahora nadie lo discute. YPF compensó además a la empresa española con casi 6.000 millones de euros y el conflicto quedó resuelto.

La alianza de Argentina con una Rusia cada vez más enfrentada a la UE y a EE UU es un gesto claro. “Rusia ha surgido como un nuevo actor importantísimo en materia global, no solo en términos económicos o como proveedor de energía, sino también como un actor político”, subrayó la presidenta.