Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nuera de Bachelet se disculpa por sus negocios millonarios

Natalia Compagnon declaró en calidad de imputada por el ‘caso Caval’

Natalia Compagnon
Natalia Compagnon (d) y su abogada, a su llegada a la Fiscalía el miércoles. EFE

Dos días después de haber declarado ante la Fiscalía durante nueve horas, donde tuvo que ser escoltada por la policía en medio de gritos y empujones de manifestantes, la nuera de la presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, por primera vez se ha referido públicamente al caso Caval, la trama de especulación inmobiliaria que llevó a cabo su empresa en medio de la elección presidencial de 2013. “Pido disculpas, especialmente a mi suegra”, ha señalado la cientista político de 32 años, casada con Sebastián Dávalos Bachelet, el primogénito de la Jefa de Estado, con quien tiene dos hijos.

Cuando Bachelet se enfrenta a una caída de su popularidad a un 31% y ha sufrido el más complejo momento político de su carrera pública desde que en febrero estalló el escándalo, que incluso la ha llevado a referirse a las versiones sobre una posible renuncia, Compagnon ha desvinculado a la presidenta de los negocios millonarios de ella y su esposo. “Me gustaría aprovechar esta entrevista para pedir disculpas públicas a todos y, repito, a todos a quienes directa o indirectamente han sido dañados por este proceso. A mi familia, a mis amigos, especialmente a mi suegra, la presidenta de la República, pues ella nunca supo nada. Ella no sabía. Nunca yo le he informado de mis negocios ni de mis cosas, porque lo he hecho de manera profesional e independiente”, ha señalado la nuera de Bachelet en el vespertino La Segunda.

Una de las principales incógnitas de esta trama que investiga la Fiscalía, que persigue eventuales delitos de negociación incompatible y violación de secreto, es si la presidenta, que en ese entonces era exmandataria y candidata, estaba al tanto de las transacciones de Compagnon y su hijo, que era gerente de proyectos de la empresa Caval. Entre las gestiones clave para llevar a cabo el negocio se encuentra una reunión del 6 de noviembre de 2013 con uno de los principales empresarios de Chile, Andrónico Luksic, para conseguir un préstamo de 10 millones de dólares y lograr comprar y revender unos terrenos a 100 kilómetros de Santiago. Bachelet señaló en febrero que se había enterado por la prensa y este miércoles indicó que no había tenido vinculación “ni en la reunión ni en el negocio”, por el que su hijo deberá declarar en los próximos días ante la Fiscalía.

En estos dos meses, el fiscal a cargo de la investigación, Luis Toledo, llegó acompañado de carabineros hasta la casa de la pareja en la comuna de la Reina, en el oriente de Santiago, para incautar ordenadores y documentos. Paralelamente, hicieron diligencias en el Palacio de La Moneda, donde el Gobierno tuvo que entregar el móvil y el ordenador que el hijo de la presidenta tenía como director sociocultural, el cargo al que tuvo que renunciar cuando estalló el escándalo. La prensa, paralelamente, ha seguido destapando detalles de la trama. Pocas horas antes de la entrevista concedida por Compagnon, la revista Qué Pasa publicó una investigación que señala que la nuera de Bachelet, después de la reunión con Luksic, uno de los empresarios más poderosos de Chile, se tranformó en asesora de una de sus empresas.

Compagnon ha señalado que la relación con Bachelet no se ha dañado y ha indicado que el negocio de compra y venta de terrenos en Machalí, a 100 kilómetros al sur de Santiago, “se realizó en un marco legal”. “Si esto le hubiera ocurrido a otras personas, habría sido un proceso que se habría desarrollado en mayor tranquilidad, con apego a lo que hacen las instituciones. El negocio es lícito, es un 100% apegado a la ley...”, ha indicado Compagnon a La Segunda. “Me siento un poquitito discriminada. Muchas veces me he preguntado por qué una mujer no puede hacer estas cosas. ¿Cuál es el impedimento para que una mujer pueda hacer negocios, para que se pueda desarrollar en distintos ámbitos?”.