Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reclamo marítimo a Chile será enseñanza obligatoria en Bolivia

Morales anuncia la medida como “tarea histórica” desde la educación infantil a la superior

Evo Morales, junto al vicepresidente (izquierda) y el presidente del Senado. Ampliar foto
Evo Morales, junto al vicepresidente (izquierda) y el presidente del Senado.

Desde 1879 Bolivia lamenta haber perdido 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros de territorio en la Guerra del Pacífico librada contra Chile. Durante 136 años ha defendido que fue un conflicto en el que sufrió una invasión de tropas chilenas, sin una declaración previa de guerra. Y ahora ha decidido que en su sistema educativo sea de enseñanza obligatoria ese reclamo boliviano. El anuncio lo hizo ayer el presidente Evo Morales, al conmemorar el Día del Mar, que cada 23 de marzo recuerda la pérdida de su litoral y proclama su objetivo de volver al Pacífico.

La enseñanza se basará en El Libro del Mar, un texto editado en 2014 y elaborado por un equipo de historiadores y juristas encabezado por el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), que también es portavoz internacional de la causa marítima. El documento resume toda la argumentación de Bolivia para reclamar a Chile el acceso soberano al mar. “Se ha decidido que el Libro del Mar sea declarado libro oficial, de uso obligatorio en todo el sistema educativo”, dijo Morales, al señalar que se trata de “una tarea histórica” esa enseñanza, desde la educación inicial hasta la superior.

El acto central del día, altamente sensible al sentimiento de los bolivianos, se desarrolló en la plaza dedicada a la memoria del héroe Eduardo Abaroa, que en marzo de 1879 ofrendó su vida para impedir el paso de las tropas invasoras chilenas hacia la localidad boliviana de Calama.

En su discurso, el gobernante boliviano subrayó la obligación de todos sus compatriotas “de mantener viva la memoria patriótica” en sus hijos “sobre el significado de la invasión chilena, sobre el significado de nuestro acceso soberano al mar”. Morales aprovechó para ratificar la confianza plena del Estado y el pueblo boliviano en la Corte Internacional de La Haya que en los próximos meses debe resolver un incidente de incompetencia que ha interpuesto Chile, a fin de que ese alto tribunal no considere la demanda boliviana en su contra.

La demanda boliviana argumenta que varios gobiernos chilenos han ofrecido a Bolivia formalmente soluciones a su situación de país sin salida al mar, lo que ha provocado efectos jurídicos para solicitar una negociación formal ante el tribunal de Naciones Unidas.

Morales lamentó que las autoridades chilenas hayan intentado tergiversar la demanda boliviana mostrándola como una propuesta de modificar el tratado de 1904, suscrito por ambos países en condiciones desventajosas para Bolivia, según los historiadores. Al respecto, el presidente Morales expresó en su discurso que las autoridades chilenas “intentan evadir este mecanismo internacional de soluciones de controversias”.

El discurso de Morales, que estuvo acompañado en los actos por la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, precedió a un desfile al son del Himno del Mar en el que marcharon militares, policías, escolares, indígenas y diversas asociaciones.

“La República de Chile, a través de sus más altas autoridades, y en reiteradas ocasiones se comprometió a dar a Bolivia un acceso soberano al mar. Este compromiso nació del reconocimiento de esa obligación y de la conciencia de varias autoridades chilenas sobre el enorme daño causado a Bolivia al apropiarse de su extenso y rico litoral y su amplia costa marítima”, sostuvo Morales.

El mandatario también dijo que su país “tiene mucha fe y esperanza en el pueblo chileno” y que Bolivia “quiere y debe tener una relación de amistad con Chile”, en el contexto de una relación “sincera y constructiva, de cooperación e integración en la que” se comprenda que hay temas pendientes sin resolver.

Los actos de recordación del Día del Mar se cumplieron tanto en las ciudades como en los pueblos más pequeños de todo el país, con desfiles de las principales autoridades, de representaciones estudiantiles y ciudadanía en general. El conflicto sigue latente entre los dos países, y ahora Evo Morales ha decidido trasladarlo también a los libros de texto en las escuelas del país.