Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un detenido por los disparos contra policías en Ferguson

El incidente en la madrugada del jueves volvió a aumentar la tensión en las protestas raciales en este suburbio de Misuri que se han replicado en todo Estados Unidos

El fiscal de San Luis Robert McCulloch al anunciar el arresto en Ferguson
El fiscal de San Luis Robert McCulloch al anunciar el arresto en Ferguson REUTERS

La policía ya tiene bajo custodia a un sospechoso de haber efectuado los disparos que en la madrugada del jueves causaron heridas de gravedad a dos agentes de la comisaría de Ferguson, Misuri, epicentro de las tensiones raciales y las denuncias de brutalidad policial en Estados Unidos en los últimos meses.

Se trata de un joven afroamericano de 20 años que ha participado en varias de las protestas que se suceden en este suburbio de San Luis desde que en agosto de 2014 un policía blanco matara de varios disparos a un joven negro desarmado, Michael Brown, anunciaron las autoridades locales este domingo.

El joven detenido, que tenía antecedentes policiales, ha admitido ser autor de los disparos, pero asegura que su objetivo no eran los agentes, que tuvieron que ser atendidos por heridas de bala en la cara y el hombro, respectivamente. Alega que apuntaba a otra persona o personas y que alcanzó a los policías por error, reveló el fiscal del condado de San Luis, Robert McCulloch.

Pese a ello, sobre el joven, detenido la noche del sábado, pesan dos cargos de asalto en primer grado, otro por disparar un arma desde un vehículo y tres más por actividad criminal armada, agregó McCulloch en rueda de prensa en Ferguson.

Las protestas de Ferguson han vivido momentos de gran tensión y gravedad en los últimos meses, pero esta es la primera vez desde que comenzaron que se dispara contra la policía.

El hecho provocó una rotunda condena tanto del presidente Barack Obama como de su fiscal general, Eric Holder, quien lamentó el “repugnante” ataque producido, dijo, cuando “se empezaban a ver señales de verdaderos avances” en las prácticas policiales y en la situación de Ferguson.

La nueva oleada de protestas se produjo de hecho tras la dimisión del jefe de la policía local, Thomas Jackson, quien renunció unos días después de que lo hiciera el director gerente de Ferguson, el cargo público más importante de la ciudad. Las dimisiones, que los manifestantes consideraron insuficientes, fueron el resultado de una investigación del Departamento de Justicia dirigido por Holder que halló un patrón de discriminación contra los afroamericanos en el sistema policial, judicial y penitenciario de Ferguson.

Holder saludó este domingo el arresto del sospechoso del “cobarde crimen” y reiteró el apoyo del Departamento de Justicia a una investigación de los hechos que, según las autoridades locales, sigue abierta y que podría redundar en nuevos arrestos.