Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión fiscal en América Latina sigue lejos de la media de la OCDE

Los impuestos representan un 21,3% del PIB, por el 34,1% de los países más ricos

América Latina sigue mirando de lejos las cifras de los países más desarrollados. En el marco del XXVII Seminario Regional de Política Fiscal, que se celebra en la sede de la CEPAL en Santiago de Chile, se presentó este martes el informe Estadísticas tributarias en América Latina y el Caribe 1990-2013, que establece que los ingresos fiscales de la región siguen siendo bajos, como parte del PIB nacional, respecto a la media de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). En 2013 los ingresos tributarios llegaron al 21,3%, con un aumento mínimo respecto al año anterior. Si bien el crecimiento paulatino de la recaudación tributaria ha dotado a los gobiernos de una mayor capacidad para incrementar el gasto en programas sociales e infraestructuras en las últimas décadas, la cifra se encuentra todavía 13 puntos porcentuales por debajo de la media de los países de la OCDE, del 34,1%.

El informe, elaborado de forma conjunta por la CEPAL, la OCDE, el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro para el Desarrollo de la OCDE, que estudió la realidad tributaria de 20 países de la región, determina que la recaudación sigue siendo baja, pero también reconoce el considerable incremento experimentado durante el período 1990-2013: la presión tributaria creció en siete puntos porcentuales en 23 años, de 14,4% a 21,3% que se registra actualmente.

El estudio determina que el promedio de ingresos fiscales sobre el PIB se ha incrementado en el período comprendido entre 2009 y 2012 de 19,5% a un 21,2%. Al detenerse en cada uno de los países latinoamericanos estudiados, sin embargo, se registran grandes diferencias. En 2013, esta cifra aumentó en 12 de los 20 países de América Latina y el Caribe, se redujo en siete y se mantuvo sin cambios en uno. Los que registraron un mayor incremento fueron Bolivia (2,1 puntos porcentuales), Argentina (1,7), Costa Rica (1,2) y El Salvador (0,7). Las mayores caídas correspondieron a Barbados (4,2 puntos porcentuales) y Paraguay (1,3 puntos).

Las cifras

Los ingresos tributarios en Látinoamérica llegaron al 21,3% en 2013, con un leve aumento con respecto a 2012. La media de la OCDE es el 34,1%.

La recaudación fiscal de Brasil representa el 35,7% de su PIB, el mayor de la región.

El segundo país con más ingresos fiscales en 2013 es Argentina, con un 31,2%.

El último de la lista, con una recaudación del 14% en 2013, es Guatemala.

Bolivia registró el mayor aumento porcentual en la región, un 20,6% de su PIB, en el periodo desde 1990 hasta 2013.

El listado de los ingresos fiscales sobre el PIB en los 20 países de la región incluidos en el informe es liderado por Brasil, con un 35,7%, que se sitúa por encima de la media de la OCDE, seguido de Argentina con un 31,2%. Los países con menores ingresos fiscales de la región son República Dominicana, con un 14%, y Guatemala, con un 13%. Entre los países de la OCDE, los porcentajes de ingresos fiscales sobre el PIB quedaron comprendidos entre 48,6% de Dinamarca y 19,7% de México, a la cola de los países de la organización.

“La participación de los ingresos fiscales recaudados por gobiernos locales en América Latina es pequeña en la mayoría de los países y no ha experimentado incremento alguno, lo que refleja una autonomía tributaria relativamente limitada en comparación con los países de la OCDE”, señala el informe presentado ayer en Santiago de Chile.

El estudio indica que los países que mostraron los mayores incrementos desde 1990 en sus promedios de ingresos fiscales sobre el PIB fueron Bolivia (20,6 puntos porcentuales), Argentina (18,8), Ecuador (12,2), Colombia (11,1) y Paraguay (11,0), mientras que Venezuela registró un descenso de 4,5 puntos porcentuales. Después del fuerte crecimiento registrado en los últimos 20 años, los impuestos generales al consumo, principalmente el IVA y los impuestos sobre las ventas, representaron 32,3% de los ingresos fiscales en los países de la región en 2012, frente al 20,2% en los países de la OCDE. El porcentaje que representan los impuestos sobre consumos específicos, como las excepciones y los impuestos sobre el comercio internacional, se redujo en 14 puntos porcentuales, hasta 17,6%. En la OCDE, es de 10,7%.

El estudio señala que está previsto que la caída del crudo reduzca los ingresos en el equivalente a 1 o 1,5 puntos porcentuales del PIB en Bolivia, Ecuador y México. En general, señala el informe, los ingresos fiscales procedentes de recursos naturales no renovables siguen representando un porcentaje muy importante de la recaudación tributaria total de muchos países de la región y, en algunos casos, como Venezuela y Ecuador, suponen más de 30% de los ingresos fiscales totales.