Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro suspende su viaje a Uruguay por la crisis venezolana

La presidenta de Brasil, Dilma Roussef, inaugura una planta eólica en el último día de la presidencia de José Mujica

Maduro, este sábado en Venezuela.
Maduro, este sábado en Venezuela. EFE

En medio de un Montevideo sobresaltado por las sirenas de las comitivas oficiales, que recorren la ciudad a toda velocidad, se va conformando una ceremonia de traspaso de poder presidencial en Uruguay que refleja el momento político de la región.

Con la agenda de actividades lista y confirmada, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el sábado que no asistirá a la ceremonia debido a la delicada situación en su país. Así quedó zanjada una polémica que agitaba la interna uruguaya: la oposición había protestado contra la presencia el domingo de Maduro en el parlamento, especialmente después de la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

En los últimos días el presidente José Mujica evitó condenar al Gobierno de Caracas, pero había tomado distancia con el giro represivo de Maduro y había expresado su preocupación por la situación en el país.

Dilma Roussef, la presidenta de Brasil, sí que llegó puntual a la cita y durante la mañana inauguró junto a Mujica una planta eólica común en el departamento de Colonia. Roussef declaró que el emprendimiento valorado en 100 millones de dólares significa un inicio de integración energética. Pero Mujica, en su último día en la presidencia, puso énfasis en las carencias de esa integración y pidió mayor voluntad política para llevarla adelante.

Mujica ha evitado condenar la represión en Venezuela, pero ha mostrado su preocupación

Entre los grandes ausentes de la ceremonia del domingo está Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina, uno de los principales socios de Uruguay dentro de Mercosur. Kirchner debe asistir a la apertura de la sesión legislativa en su país, pero su decisión se interpreta también como un distanciamiento con el Gobierno de Montevideo.

Entre el sábado y el domingo irán llegando a Montevideo el presidente de Cuba, Raúl Castro, además de los presidentes de Chile, Paraguay, Ecuador, Nicaragua, los vicepresidentes de Bolivia y Argentina, además del Secretario General de la OEA, entre otros. El vicepresidente de EEUU, Joseph Biden, anunció que suspendía su viaje por un resfriado.

El viernes de noche se celebró en la Plaza Independencia de Montevideo un acto de despedida a Mujica que tuvo algo de evento íntimo entre uruguayos. “No me voy, estoy llegando”, dijo Mujica en un emotivo discurso, aplaudido por miles de simpatizantes. A partir del lunes, el ex guerrillero tupamaro volverá al Senado dispuesto a pesar en las decisiones del Gobierno de Tabaré Vázquez. Además, apoyará a su mujer, Lucía Topolanski, quien aspira a convertirse en alcalde de Montevideo en las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

Mujica, de 79 años, se despide con un 62% de popularidad; en una reciente entrevista no descarto presentarse a las presidenciales del 2019, tal y como permite la Constitución, aunque poco después sembró dudas al respecto afirmando que era una broma para los periodistas.