Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua para el asesino de Christopher Kyle, ‘El Francotirador’

La vida del marine quedó inmortalizada en la película dirigida por Clint Eastwood

Ahora su asesino estará tras las rejas por siempre

“Culpable” y sentenciado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. Esa será la vida que le depara al veterano de guerra Eddie Ray Routh, tras el veredicto de la corte de Stephenville, Texas, anunciado este martes por la noche. Mucho tiempo para recapitular aquel día en febrero de 2013, cuando asesinó al famoso francotirador estadounidense Christopher Kyle y su amigo Chad Littlefield.

Pocos minutos después de las nueve de la noche, la seguridad en la corte Donald R. Jones Justice Center estaba en máxima alerta. Han sido nueve largos días escuchando a más de 30 testigos y reconstruyendo paso a paso lo que ocurrió aquella tarde del 2 de febrero de 2013, cuando Routh, Kyle y Littlefield fueron juntos al campo de tiro Rough Creek Lodge.

Routh salió para recibir el veredicto inexpresivo y en silencio, como se ha mantenido durante todas las jornadas en el tribunal. Su historial como veterano de guerra le hizo escapar la pena de muerte, común en este tipo de casos en Texas.

Pero no pudo eludir la cadena perpetua, alegando problemas mentales serios en el momento del asesinato, derivados del estrés postraumático causado por la guerra, además de los efectos de la marihuana y el alcohol.

“Es culpable de asesinato capital”, leyó el juez de distrito Jason Cashon. “¿El veredicto es unánime?”, preguntó. “Sí”, le confirmó cada uno de los 12 jurados.

Con esas palabras Stephenville cerró una historia que fracturó a tres familias texanas y capturó la atención de un país enfrascado en guerras por más de una década.

Routh, veterano de la guerra de Irak con solo 27 años, pasará su vida en el sistema correccional de Texas

Es la respuesta para una nación que aún no sabe cómo enfrentar los efectos de las cicatrices psicológicas de un combate donde no hay vencedores.

Es el fin que Hollywood no pudo esperar en la trama de la película El Francotirador (American Sniper) estrenada este año con gran éxito en Estados Unidos. La película se basó precisamente en la vida de Kyle, de 39 años, venerado en Texas por sus cuatro incursiones en Irak y las más de 160 muertes confirmadas que logró en su carrera.

Routh, veterano de la guerra de Irak con solo 27 años, pasará su vida en el sistema correccional de Texas. Con varios kilos más que hace dos años y una postura rígida, es solo una sombra de la persona que se vio en varios vídeos mostrados durante el juicio, donde hablaba de delirios y locura.

Taya Kyle, viuda de Chris Kyle, después de darse a concoer el veredicto. ampliar foto
Taya Kyle, viuda de Chris Kyle, después de darse a concoer el veredicto. AP

En sus argumentos finales la fiscal Jane Starnes insistió en que el abuso de alcohol y marihuana alimentaron la paranoia de Routh, poniendo la decisión en sus manos, luego de sus efectos.

“Él sabía que lo que estaba haciendo estaba mal”, dijo.

El fiscal de distrito Alan Nash calificó a Routh como un adicto y pidió al jurado poner fin al “pozo profundo de excusas para su comportamiento criminal violento".

El abogado R. Shay Isham recordó al jurado que el veterano de guerra había pasado a comer tacos y recoger a su perro en la camioneta de Kyle, luego de haberlo asesinado, sugiriendo que era una conducta evidente de problemas mentales.

Pero los argumentos de esquizofrenia y psicosis no pudieron salvar a Routh de una vida encarcelado, en uno de los sistemas penitenciarios más polémicos en todo el país, por el trato que da a sus prisioneros. Uno en el que entrará con cicatrices profundas de una guerra sin fin, para nunca más salir.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información