Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ucrania urge a la UE a suministrar armas para frenar a los prorrusos

"Minsk está en coma”, dice el embajador de Kiev en Bruselas

Soldados ucranios montan guardia en Artemivsk, en el este del país.
Soldados ucranios montan guardia en Artemivsk, en el este del país. EFE

Ucrania trabaja intensamente para vencer uno de los mayores tabúes europeos en la crisis del país vecino: la entrega de armas. “Antes o después se firmarán estos contratos. No se puede proteger a Ucrania sólo con mantas y tiendas de campaña [de ayuda humanitaria]. No es lógico no ayudar a Ucrania con material defensivo”, reivindicó ayer el representante ucranio ante la Unión Europea, Konstiantyn Yelisieiev, en una entrevista con EL PAÍS. Aunque el embajador rehúsa identificarlos, asegura mantener negociaciones con algunos Estados europeos para la venta de armas como radares y sistemas antimisiles. Polonia y Lituania han dado ya señales de contemplar esta vía. Casi todos los demás recelan por la escalada en el conflicto que supondría armar a una de las partes.

La falta de aplicación de los acuerdos de Minsk, con un alto el fuego que no acaba de cumplirse, impide a Ucrania olvidarse de la perspectiva militar. “Minsk está en estado de coma. Si puede o no ser reanimado dependerá de los líderes europeos”, asegura el embajador. Como forma de reactivar el plan de paz, propone tres medidas que en la práctica elevan la presión sobre Rusia. Además del suministro de armas, el Gobierno ucranio insta a incrementar las sanciones económicas sobre Moscú, con más restricciones a sectores clave como el energético, el financiero y el tecnológico. También pide un aislamiento institucional que impida a Rusia acoger el Mundial de Fútbol en 2018, como está previsto. Por último, reclama una misión policial europea (o de la ONU) en la región separatista. “Hay una guerra no declarada de alta intensidad en Europa y es hora de pararla. Apreciamos lo que la UE está haciendo, pero no es suficiente”, lamenta Yelisieiev.

El representante ucranio apela directamente a España para vencer lo que considera recelos a enemistarse con Rusia. Sobre la preocupación que el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, muestra por la caída del turismo ruso en España, el diplomático ofrece una receta: eliminar el requisito de visados para los ucranios. “Ha llegado el momento de la verdad para Europa. Se trata de saber si es más importante el valor económico o los valores europeos”, zanja Yelisieiev.

Más información