Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas civiles aumentaron un 22% en Afganistán durante 2014

La intensificación de los combates apunta a una reconversión del conflicto en una guerra civil ante la salida de las tropas extranjeras

Un coche destrozado tras un atentado en Kabul en 2014.

El número de víctimas civiles en Afganistán aumentó un 22% el año pasado, según ha informado este miércoles la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA). En total, 3.699 afganos resultaron muertos (un 25% más) y 6.849 heridos (un 21% más), lo que convierte a 2014 en el año más cruento desde que la ONU empezó a hacer recuento hace un lustro. Pero por primera vez, los combates entre los talibanes y las fuerzas gubernamentales han causado más víctimas que las bombas en las carreteras y los ataques suicidas, lo que parece apuntar a una reconversión del conflicto en una guerra civil ante la salida de las tropas extranjeras.

“En todo Afganistán, el aumento de los combates entre las partes en conflicto y más ataques con artefactos explosivos camuflados [IED] se han cobrado un alto precio en los civiles afganos”, ha declarado el representante especial para Afganistán del secretario general de la ONU y jefe de la UNAMA, Nicholas Haysom, durante la presentación del informe anual sobre Protección de Civiles en Conflictos Armados en Kabul. “El mayor número de muertos y heridos civiles en 2014 es testimonio del fracaso de proteger a los afganos”, ha añadido antes de apelar a todas las partes en conflicto a asumir su responsabilidad y tomar medidas para evitar que se repita esa situación en 2015.

El incremento de las víctimas civiles ha coincidido con un acusado descenso de la presencia de tropas de Estados Unidos y otros países aliados, que después de 13 años pusieron fin a su misión de combate en Afganistán el pasado diciembre. De acuerdo con los portavoces militares norteamericanos, los miembros del Ejército y la policía se encuentran preparados para hacer frente a la amenaza insurgente que plantean los talibanes y sus aliados.

Aunque Haysom no ha hecho una valoración de las causas, UNAMA dice haber observado que “a la vez que se producía la retirada de las fuerzas militares internacionales y de su apoyo aéreo a lo largo de 2014, [aumentaban] la frecuencia y la envergadura de las operaciones terrestres tanto de las fuerzas de seguridad nacional afganas como los elementos antigubernanmentales”. Además, a menudo esas ofensivas se producen en las proximidades de núcleos habitados, lo que hace que “los civiles resulten atrapados en el fuego cruzado”.

De acuerdo con el informe, los enfrentamientos entre talibanes y fuerzas gubernamentales son responsables de un 34% de los muertos y heridos, frente a un 28% causado por las minas de fabricación artesanal que los insurgentes suelen esconder en las carreteras y que los expertos denominan IED (siglas en inglés de artefactos explosivos improvisados).

Esos datos resultan consistentes con los facilitados recientemente por la Cruz Roja. Ese organismo dijo haber transportado en 2014 un 37% más de combatientes heridos desde las zonas de combate hasta los centros hospitalarios, mientras que duplicó el número de cadáveres recogidos, según recuerda Reuters. Las cifras de la ONU también recogen un récord de víctimas entre los miembros del Ejército y la policía afganos, con cerca de 5.000 muertos en 2014.

Un año más, UNAMA culpa a los talibanes el grueso de las víctimas civiles. Según el informe los “elementos antigubernamentales” son responsables del 72% de todas las víctimas frente a un 14% atribuido a las fuerzas progubernamentales (12% las tropas afganas y 2% los soldados extranjeros). Los restantes se producen en combates en los que no puede determinarse el responsable o por explosivos abandonados.

En años anteriores, los talibanes han negado que causen la mayoría de las víctimas civiles y acusado a la ONU de parcialidad. Sin embargo, sólo sus ataques suicidas provocan un 15% de las muertes y sus asesinatos selectivos un 11%, según el informe.

Desde que empezó a recoger estadísticas en 2009, UNAMA ha contabilizado cerca de 18.000 civiles afganos muertos y casi 30.000 heridos. En comparación, los soldados de 29 países que han muerto en Afganistán desde 2001 rondan los 3.500, incluidos unos 2.200 estadounidenses. No existen cifras fiables para los insurgentes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >