Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 personas siguen desaparecidas tras el accidente aéreo de Taiwán

La Administración de Aviación Civil de la isla ordena inspección de todos los aviones del mismo modelo que el accidentado

El avión a punto de estrellarse en la autopista.

Los equipos de rescate taiwaneses continúan este jueves las tareas para intentar localizar a las 12 personas que aún permanecen desaparecidas tras el accidente de un avión de las líneas aéreas TransAsia el miércoles. Al menos 32 personas murieron cuando el aparato, un bimotor turbopropulsado ATR72-600, se precipitó por causas aún desconocidas sobre el río Keelung, pocos minutos después de despegar del aeropuerto de Taipei con 58 personas a bordo.

“No hemos encontrado supervivientes ni cuerpos de los 12 desaparecidos pero no nos rendiremos; seguiremos buscando”, declaró el portavoz del Cuerpo de Bomberos Yeh Chung-Hsing. En el avión viajaban 5 tripulantes y 53 pasajeros, entre ellos dos niños y 31 turistas procedentes de la China continental. De estos últimos, 16 se encuentran entre los fallecidos.

La Administración de Aviación Civil (CAA) taiwanesa ha ordenado una “inspección especial” de los sistemas de combustible y los motores de las 22 aeronaves ATR en la isla, 10 propiedad de TransAsia y 12 de otras aerolíneas. El del miércoles era el segundo siniestro en siete meses de un aparato de ese modelo de TransAsia, la primera en manos privadas en Taiwán. En el primero habían muerto 48 personas en un intento de aterrizaje forzoso en medio de los coletazos del tifón Matmo en la isla de Penghu.

Hasta el momento no se ha divulgado el contenido de las cajas negras del avión, recuperadas el mismo miércoles. Sí se ha difundido la última conversación entre el vuelo GE235 con la torre de control, en la que los pilotos tienen tiempo para lanzar una llamada de emergencia y advertir de aparentes problemas en uno de los motores. Las imágenes captadas por un aficionado muestran cómo el avión, que va perdiendo altura, no llega a chocar por muy poco con un edificio y se dirige hacia el río. En su caída impacta contra un puente elevado y golpea un taxi antes de acabar precipitándose sobre el Keelung.

La compañía ha precisado que el avión accidentado el miércoles había entrado en servicio en abril del año pasado y pasó su última revisión el 26 de enero. La CAA de Macao ha informado en un comunicado oficial que el 19 de abril del año pasado un avión de esa línea aérea registró “problemas técnicos en los motores” en su viaje de entrega y pidió hacer escala en ese territorio. TransAsia envió un equipo de mantenimiento que le reemplazó un motor y el avión viajó finalmente a Taiwán el 21 de abril.

Quince personas han sido rescatadas con vida. Entre ellas se encuentra una familia que decidió cambiar asientos en el último momento, según el diario United Daily News. Viajaban en el lado izquierdo, muy dañado en el impacto, y el padre pidió moverse al otro lado del pasillo al oír lo que le parecieron “ruidos raros” en el motor de ese lado. Sus nuevos sitios resultaron providenciales: el fuselaje se partió precisamente por allí. El padre ayudó a salir por el hueco a su esposa. Su hijo de corta edad flotaba inconsciente en el agua, pero pudo revivirlo mediante la respiración boca a boca.

El piloto del avión, Liao Chien-Tsung, de 42 años, se encuentra entre los fallecidos. Los medios taiwaneses le saludaban hoy como un “héroe”, a la vista de las imágenes de la caída del aparato. En ellas, el avión parece hacer intentos desesperados para evitar los edificios y carreteras en las cercanías del aeropuerto, antes de caer en el río y evitar más víctimas en tierra firme. El alcalde de Taipei, Ko Wen-je, ha asegurado que Liao “hizo todo lo que pudo”.

Más información