Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel y Hollande llegan a Ucrania con un plan de paz

La canciller alemana y el presidente francés se reúnen con Poroshenko en Kiev

Merkel, Poroshenko y Hollande, en Kiev.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, llegaron este jueves por la tarde a Kiev, donde les recibió el presidente ucranio, Petró Poroshenko, a quien presentaron un plan de paz a la guerra que enfrenta fuerzas gubernamentales y rebeldes prorrusos que sacude el este de Ucrania. Los dos mandatarios plantearán sus propuestas mañana, viernes, al líder ruso, Vladimir Putin, en Moscú, en una gira diplomática repentina, anunciada por la mañana de este jueves por el presidente francés en París.

"A la vista de la escalada de violencia en los últimos días, la canciller y el presidente Hollande están intensificando sus esfuerzos, que mantienen desde los últimos meses, para lograr un acuerdo pacífico al conflicto en el este de Ucrania", ha explicado el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, en un comunicado.

Ataques en una zona residencial de Donetsk.

François Hollande se ha mostrado este jueves extremadamente preocupado por “la guerra” —“es una guerra”, repitió— en Ucrania y ha anunciado que el objetivo de su visita con la canciller Angela Merkel es presentar una nueva propuesta con el objetivo de lograr un alto el fuego. El presidente francés ha alertado sobre el riesgo de “una guerra total” a las puertas del corazón de Europa.

Aunque no se ha revelado el contenido del plan franco-alemán, fuentes cercanas a la Presidencia ucraniana dijeron que el objetivo de la propuesta es "congelar el conflicto" como en Transnistria, la región separatista moldava, con el despliegue de fuerzas de pacificación entre los bandos contendientes, informa la agencia Efe.

En la habitual rueda de prensa semestral del jefe del Estado en el Elíseo, en este caso la quinta de su mandato, Hollande puso de relieve la gravedad de lo que sucede en Ucrania, que en los últimos días sufre una nueva escalada de violencia. “La paz está amenazada a las puertas de Europa. Se utilizan armas pesadas y hay civiles que mueren a diario”.

Hollande se refirió al apoyo militar que Rusia aporta a los separatistas ucranios, o al deseo de algunos países occidentales de aportar material bélico a Kiev, para ironizar con el hecho de que le resulta muy difícil distinguir entre “armas ofensivas y armas defensivas”. Es este término, “defensivas”, el empleado por los partidarios de armar a uno y otro bando. Francia no es partidaria ni de suministrar armamento a Kiev ni de que Ucrania entre en la OTAN.

La propuesta franco-alemana a Kiev y Moscú está “basada en la integridad territorial de Ucrania”. Se trata, señaló Hollande, de evitar la opción militar, de alejar el peligro de una “escalada” cuando “el conflicto se ha convertido ya en una guerra”. París apuesta por el diálogo, “pero la negociación no se puede prolongar indefinidamente”, ha advertido Hollande. Su iniciativa conjunta con Merkel ha estado precedida de numerosos contactos que ambos líderes europeos han mantenido en los últimos meses con los presidentes de Ucrania y de Rusia.

Kerry: "Rusia debe cesar inmediatamente su apoyo a los separatistas"

La visita de Hollande y Merkel coincide con la del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, que ha acudido este jueves Kiev mitad de un debate sobre la posibilidad de que Estados Unidos envíe armamento a Ucrania.

"Rusia debe cesar inmediatamente su apoyo a los separatistas y sentarse en la mesa de negociaciones", ha afirmado Kerry en Kiev tras reunirse con el presidente de ese país, Petró Poroshenko, según informa Efe. "No podemos cerrar los ojos al hecho de que suministros militares rusos han cruzado la frontera ucraniana", ha agregado.

Según han confirmado fuentes oficiales de la Casa Blanca, Kerry ofrecerá una nueva partida de ayuda humanitaria para socorrer a los civiles del este de Ucrania, una suma adicional de 16,4 millones de dólares (14,3 millones de euros).

Más información