Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un antes y un después de París

Un sondeo realizado por Metroscopia tras el atentado contra ‘Charlie Hebdo’ muestra que los temores de los españoles a un ataque terrorista se han disparado

Un antes y un después de París pulsa en la foto

Si los encapuchados que entraron disparando a bocajarro en la sede de Charlie Hebdo aspiraban a que su acción reverberara más allá de las fronteras francesas, lo han conseguido. Los temores de los españoles a un atentado de corte yihadista se han disparado tras los atentados de Francia. Junto al miedo, ha crecido también en España el apoyo a recurrir a la vía militar para descabezar a los grupos yihadistas en Siria o en Irak. Estas son las dos principales conclusiones del sondeo que Metroscopia realizó seis días después del atentado contra la revista satírica francesa, que ha situado a Europa delante del espejo. Fijar —o no— límites a la libertad de expresión, la supervivencia de las sociedades multiculturales o la lucha contra el radicalismo islámico nacido y fortalecido dentro de nuestras fronteras son solo algunos de los dilemas que han cobrado mayor intensidad tras los atentados de París y a los que ahora se enfrentan los gobernantes europeos. La onda expansiva de los ataques ha producido también un fuerte impacto en las actitudes de los ciudadanos, según este sondeo.

Más de la mitad de los españoles teme un nuevo atentado islamista

Hasta un 58% de los españoles considera probable que se repita un atentado indiscriminado como el del 11-M que mató a 192 personas e hirió a 1.858 en Madrid en 2004. Ante la misma pregunta, pero formulada hace tan solo dos años, en 2012, fue el 31% de los encuestados el que aseguró temer nuevos ataques. El porcentaje se eleva a 64% ante la posibilidad de que se repita en España una acción terrorista con un objetivo bien definido como la que acabó con la vida de los dibujantes de la revista satírica francesa. El reparto de los miedos no entiende de colores políticos y la afinidad a un partido u otro apenas influye entre los que dicen temer nuevos atentados.

La inseguridad y el recurso a la acción militar para evitar los temidos atentados van de la mano. La misma encuesta refleja que una abrumadora mayoría de españoles se decanta ahora por emplear la fuerza para reprimir a los grupos yihadistas. Hace apenas cuatro meses, en septiembre de 2014, el 75% de los españoles aseguraba en una encuesta también de Metroscopia que la vía diplomática era la más adecuada. Aquel sondeo se produjo al calor de la celebración en París de la conferencia Internacional sobre la Paz y la Seguridad en Irak. En aquella ocasión, una treintena de países acordó emplear “todas las medidas necesarias para luchar eficazmente contra el Estado Islámico”, incluida “una ayuda militar apropiada”. Y también en aquella ocasión, tal vez con la sombra de la fallida invasión iraquí y la foto de las Azores aún presentes, España prefirió la vía diplomática a la militar. El Gobierno se mostró dispuesto a prestar todo tipo de cooperación a la coalición —política, económica, humanitaria y militar—, con dos únicas limitaciones: no pondría tropas de combate sobre el terreno, ni participaría en los bombardeos.

Cuatro meses después y con la herida producida por el salvaje ataque a las libertades en Francia aún abierta, dos de cada tres españoles (62%) piensa que es conveniente atacar a los grupos yihadistas en Siria, en Irak o en el Sahel. El porcentaje de encuestados alcanza además el 67% cuando se declara a favor de que España participe activamente en una coalición de países cuyo fin sea derrotar al yihadismo similar a la que capitaneó Estados Unidos para derrocar a Sadam Husein en Irak en 2003.

Dos de cada tres defienden la vía militar contra el yihadismo

En este apartado, las inclinaciones políticas sí marcan diferencias a la hora de defender un papel u otro de las fuerzas armadas españolas. Si por ejemplo el 79% de los encuestados y votantes potenciales del Partido Popular se declara de acuerdo con una intervención “activa y eficaz” contra los grupos yihadistas, más allá de la democracia, en el caso del PSOE, esa cifra baja hasta un 59%; en el de Podemos, a un 62% y en el de Izquierda Unida, a un 45%.

Una amplia mayoría de los encuestados defiende que la función del Ejército, además de proteger nuestras fronteras, incluya la participación en acciones militares de la ONU o de la OTAN “en defensa de las libertades o contra movimientos radicales o terroristas”. El porcentaje de españoles que apoyan estas funciones asciende al 64%. En este caso sin embargo, las opiniones de los consultados apenas difieren respecto a encuestas realizadas antes de los ataques de París, tanto en 2014 (64%) como en 2013 (62%).

Este sondeo de Metroscopia que estudia la percepción de la amenaza yihadista en España tras los atentados de París se realizó entre el 13 y el 14 de enero de 2015, seis y siete días después de los atentados en Francia. En total, 1.200 personas fueron entrevistadas.

Más información