Pinzón niega a las FARC un papel futuro en la seguridad de Colombia

El ministro de Defensa colombiano también rechaza las acusaciones de impunidad del informe de Human Rights Watch

El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, en Washington
El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, en Washington JIM WATSON (AFP)

“No”. Así de rotunda fue la respuesta en Washington del ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, a la pregunta de si las FARC podrían tener en el futuro algún papel en la seguridad del país.

Al término de una gira que lo ha llevado también a Nueva York y Miami, Pinzón sostuvo este viernes que las fuerzas armadas seguirán siendo el “arquitecto de la paz” en Colombia y que sus números se mantendrán estables al menos una década.

“No veo ningún tipo de reducción de las fuerzas armadas en los próximos cinco o diez años, necesitamos a los militares para garantizar la estabilidad del país y los acuerdos de paz y, a la vez, necesitamos incluso más policía para la seguridad en las ciudades”, señaló durante una charla en el think tank Diálogo Interamericano.

Pero en estas fuerzas no tendrán cabida elementos de la guerrilla en conversaciones de paz con el Gobierno colombiano en Cuba, subrayó, zanjando así la polémica iniciada esta semana cuando el presidente, Juan Manuel Santos, dijo que no descartaba que en una futura policía rural pudieran participar guerrilleros desmovilizados.

Pinzón también descartó la posibilidad de que, conforme avancen los acuerdos de paz, se produzca una separación entre las fuerzas militares y la Policía Nacional actualmente unidas bajo el ministerio que dirige. No obstante, reconoció que habrá que realizar una “mezcla razonable” de ambas capacidades con “más policía y menos militares” a medida que se vaya pacificando el país y que el Ejército asuma otras tareas, como la protección de infraestructuras o misiones internacionales de paz.

Un día después de calificar mediante un comunicado oficial de “difamación” el informe de Human Rights Watch (HRW), donde se le acusa directamente de haber impulsado varios proyectos legislativos que podrían generar “impunidad” ante casos de falsos positivos, Pinzón volvió a defender unas iniciativas que calificó de “transparentes y abiertas”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el informe anual de HRW, la organización cuya sede en Washington está a escasa distancia de donde Pinzón expuso su visión de las fuerzas armadas colombianas este viernes, acusa al ministro de “acciones tendientes a desacreditar las investigaciones sobre falsos positivos”, los casos de ejecuciones extrajudiciales de civiles presentados por los militares como guerrilleros muertos en combate.

Además, afirma que el ministro de Defensa ha presentado en los últimos dos años tres proyectos legislativos “que posibilitarían que casos de falsos positivos sean sustraídos de la actuación de los fiscales de la justicia ordinaria y remitidos al sistema de justicia penal militar, que tradicionalmente no ha conseguido que los responsables rindan cuentas por sus crímenes”, sostiene el informe.

“Esa legislación presentada no es que sea un capricho ni una posición de fuerza, ha sido construida con los principales expertos en derecho constitucional del país”, replicó Pinzón. “No sé por qué se personaliza algo que se dio en una discusión abierta y transparente", agregó el ministro colombiano, quien descartó que las críticas de HRW vayan a tener alguna consecuencia en las ayudas militares que Colombia recibe de Estados Unidos.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS