INCIDENTE MILITAR EN ORIENTE PRÓXIMO

Israel avisó del ataque que mató al cabo español, pero en otra zona

El Ejército asegura que advirtió del bombardeo “con antelación suficiente”

El féretro que traslada los restos mortales del cabo Soria este jueves, a su llegada al aeropuerto de Córdoba.
El féretro que traslada los restos mortales del cabo Soria este jueves, a su llegada al aeropuerto de Córdoba. juan manuel vacas

El Ejército israelí sí avisó, a través de sus canales de comunicación con la FINUL (Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano) del bombardeo en el que murió el cabo español Francisco Soria Toledo, según fuentes militares españolas. La comunicación se recibió inmediatamente después del ataque de Hezbolá en el que murieron dos militares israelíes y otros siete resultaron heridos y unos 20 minutos antes de lanzar la operación de represalia. Pero el Ejército israelí indicó que su operación tendría como objetivo la zona de las Granjas de Shebaa y no la aldea de Ghayar.

Una juez militar investiga la muerte del casco azul español en Líbano

Por eso, según las fuentes consultadas, FINUL ordenó la inmediata evacuación de los dos puestos de cascos azules ubicados en esa zona, en manos del contingente indio, —uno se evacuó, mientras que en el otro sus ocupantes se guarecieron en el refugio—, pero no se adoptó la misma medida con el puesto español, situado a entre seis y ocho kilómetros en línea recta de los anteriores.

Cuando el Ejército israelí lanzó una andana de 30 proyectiles sobre la zona de Ghayar, uno de los primeros (de 115 milímetros de calibre, según las primeras investigaciones) alcanzó la garita donde estaba de centinela el cabo Soria, que resultó mortalmente herido.

Más información

Las mismas fuentes explicaron que a través de los canales con el Ejército israelí la FINUL pidió un cese el fuego para evacuar al herido. Mientras el equipo médico estaba en el destacamento, con una dotación de 25 militares, se reiniciaron los bombardeos del lado israelí, en respuesta al lanzamiento de nuevos cohetes por parte de Hezbolá. Otros 90 proyectiles cayeron en la zona, lo que obligó al personal sanitario a refugiarse en el búnker y retrasó varias horas la evacuación. Para entonces, el cabo ya había fallecido.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Preguntado por la existencia de un aviso previo, el coronel Peter Lerner, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, aseguró que, “a través de las vías oficiales, el Ejército israelí informó a la FINUL de sus intenciones de responder al ataque [de Hezbolá] que tuvo lugar cerca de Ghayar. Esta información fue transmitida con antelación suficiente para permitirle distribuirla como considerase oportuno. FINUL ha afirmado que todavía no se ha determinado la causa de la muerte del militar español y de esta tragedia. Las Fuerzas de Defensa israelíes han expresado sus condolencias por este incidente y sobra decir que investigaremos y compartiremos los resultados con la FINUL”, informa Noga Tarnopolsky desde Jerusalén. El oficial no concretó si el aviso detallaba la zona donde se produciría el ataque.

Respecto al origen del proyectil que mató al casco azul español, al ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, le caben pocas dudas. “Parece probado, salvo demostración en contrario, que el fuego era israelí, que las 30 granadas cayeron en la zona azul, de demarcación” entre Líbano e Israel y que el cabo fallecido “estaba en un puesto fijo ahí”, dijo Margallo a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas. “A partir de ahí, hay que esperar a ver cómo avanza la investigación” iniciada por la ONU, agregó.

El funeral se celebra este viernes en su base de Córdoba y no está prevista la asistencia de Rajoy

La de Naciones Unidas no es la única investigación en marcha. La titular del Juzgado Togado Militar Territorial 11, la comandante Mercedes Alba, ha abierto diligencias. La legislación castrense atribuye a los juzgados de Madrid la competencia para investigar los delitos que afectan a tropas españolas en el exterior, aunque también puede hacerlo la Audiencia Nacional.

Defensa recurrió a la juez militar para que ordenara la autopsia del cadáver, que llegó a primera hora de la tarde a la base de Morón (Sevilla), procedente de Beirut, y fue trasladado en helicóptero al aeropuerto de Córdoba, acompañado por el ministro de Defensa Pedro Morenés. Este viernes se celebrará el funeral en la base de Cerro Muriano (Córdoba). No está prevista la asistencia del presidente Mariano Rajoy, según Moncloa.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50