Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quema de iglesias en Níger en protesta por ‘Charlie Hebdo’

La calma vuelve a la capital, Niamey, donde han muerto al menos tres personas en el segundo día de disturbios

Protestas frente a la gran mezquita de Niamey.
Protestas frente a la gran mezquita de Niamey. AFP

Tras 48 horas de violencia, la calma ha vuelto esta noche a la capital de Níger, Niamey, según ha constatado un periodista de la agencia France Presse, después de las violentas manifestaciones en protesta por las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario francés Charlie Hebdo que han llevado al incendio de una decena de iglesias y pequeños comercios cristianos de la ciudad y a la muerte de al menos tres personas lo que eleva el número de víctimas a ocho.

Según la agencia Reuters, fuentes policiales han confirmado que se encontraron dos cuerpos carbonizados en el interior de una iglesia de la capital y una mujer en una cantina con signos de haber muerto por asfixia tras inhalar humo y gases lacrimógenos.

En previsión de nuevos altercados, coches de policía siguen estacionados a las afueras de la catedral y de varios edificios religiosos situados en la orilla izquierda de la ciudad, epicentro de las protestas. En el lado derecho, donde también se dirigieron los manifestantes a primera hora de la tarde, "la calma también ha vuelto tras un día infernal", ha asegurado un habitante, lo que ha sido confirmado por un vecino, Moussa, que vive en esa orilla.

La violencia vivida hoy en Niamey llevó a 20 ulemas (doctores de la ley islámica) del país a pedir la calma ante los disturbios por las caricaturas de Mahoma. Los teólogos musulmanes pidieron a través de la radio nacional el cese de la violencia e instaron a los manifestantes a hacer prueba de la "tolerancia del islam y de poder convivir en paz con la comunidad cristiana". Este llamamiento se produjo tras una reunión entre los teólogos musulmanes con el primer ministro de Níger, Brig Rafini, y los ministros de Interior, Hassouni Massaoudou, y de Justicia, Marou Amadou. Los ulemas indicaron en su llamamiento que el Gobierno presentó sus disculpas a la población por la presencia del presidente del país el pasado domingo en la manifestación de París en la que se mostraron algunas caricaturas de Mahoma.

En esta nueva jornada de protesta, un número indeterminado de personas resultaron heridas por los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas del orden que procedieron al uso de gases lacrimógenos, pero ninguna fuente oficial informó sobre la existencia de víctimas mortales.

La embajada de Francia en Níger pidió a sus ciudadanos que aumenten la vigilancia y no salgan a la calle. Los manifestantes incendiaron la casa familiar del ministro de Exteriores nigerino, Mohamed Bazoum, y presidente del Partido Nigerino Para La Democracia y el Socialismo actualmente en el poder, sin aparentemente causar víctimas mortales.

Medios privados nigerinos informaron sobre la detención de cinco ulemas, pero ninguna fuente oficial lo confirmó. También varias tiendas de venta de bebidas alcohólicas, locales de juego de azar, dos vehículos de policía y neumáticos fueron incendiados, lo que provocó nubes de humo visibles desde varios puntos de la ciudad.

Ayer, cuatro personas murieron en violentos enfrentamientos en la ciudad de Zinder, en el centro-oeste del país, donde también fueron incendiadas otras diez iglesias, después de otra manifestación convocada para condenar la presencia del presidente del país el pasado domingo en la manifestación de París por los atentados yihadistas que causaron 17 muertos.

El mundo musulmán, tanto en su rama mayoritaria suní como en la minoritaria chií, ha reaccionado con ira a la publicación del último número de Charlie Hebdo, reproducido por varios diarios europeos y que han considerado una provocación.

El presidente de Francia, François Hollande, ha defendido hoy la libertad de expresión como uno de los principios y valores franceses y que los países donde se han registrado protestas como Pakistán, Jordania, Líbano, Malí y Níger son " países a los que Francia ha apoyado en su lucha contra el terrorismo".

Más información