Graco Ramírez | Gobernador de Morelos

“Más que un partido, López Obrador ha hecho una iglesia”

El gobernador mexicano Graco Ramírez trata de recuperar la iniciativa política de una izquierda deprimida

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez
El gobernador de Morelos, Graco RamírezSAÚL RUIZ

La izquierda mexicana vive días de zozobra. Fragmentada y muy cuestionada por su responsabilidad en la desaparición de los 43 estudiantes, sus dirigentes tratan de recuperar la iniciativa política. Graco Ramírez, el gobernador de Morelos, un pequeño Estado del centro del país donde en su día reinaron traficantes como Arturo Beltrán Leyva, lo hace liderando una ofensiva contra el crimen organizado. Apoyado en Alberto Capella, un abogado de Tijuana que hace las veces de tipo duro, Ramírez ha expulsado al 90% de sus policías, corruptos y mal entrenados. Al mismo tiempo ha ido por los pueblos de la región desarmando a agentes municipales y sometiendo a alcaldes-marionetas del narco. Una forma de instaurar a las bravas el mando único policial, un modelo que podría aplicarse al resto del país. Así deja claro que aquí rige una ley: la suya.

Graco (Villahermosa, 1949), como le conoce el electorado, se sienta en un sillón junto a un teléfono rojo que no lo conecta con Moscú, sino con el presidente Enrique Peña Nieto. “Cuando quiera”, arranca.

Pregunta. Charlando con gente que le conocen o creen conocerle, me dicen que usted es alguien presidenciable en el futuro. ¿Ha pensado ese escenario?

Respuesta. Es natural que siendo gobernador y viendo cómo se están haciendo las cosas alguien pueda pensar en eso. Pero yo solo estoy preocupado en ser gobernador. Pensar en lo que va a pasar en 2018 es apresurarse.

P. Déjeme a mí apresurarme. ¿Se vería en 2018, fecha de elecciones presidenciales, compitiendo con Andrés Manuel López Obrador [dejó el PRD tras ser dos veces candidato presidencial y fundó Morena], el PAN y el PRI?

R. Si para salir de la crisis se necesita alguien que logre acuerdos y consenso, yo puedo estar ahí. Claro que sí.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Somos la izquierda, no podíamos comportarnos como el PRI —el partido en el Gobierno— y el PAN —la derecha—

P. En ese caso, ¿por qué sería una mejor opción para la izquierda que López Obrador?

R. Yo no parto del que no está conmigo está contra mí. No parto de que quien no está políticamente conmigo es parte de una mafia política. No puede gobernar alguien que siembra odios y cultiva la descalificación. Tiene una visión mesiánica. Eso que diga de que va a purificar el país me suena a Pol Pot.

P. ¿Usted ha negociado con el crimen organizado?

R. No. Cuando llegué hace dos años se disparó el secuestro. Pasamos de tres a 35 al mes. Vivimos una crisis de seguridad. Me mandaron emisarios diciéndome que si negociábamos eso se acabaría. Venían de parte de Los Rojos y los Guerreros Unidos [involucrados en el crimen de los estudiantes]. Impulsamos el mando único policial y la cifra se fue reduciendo. El problema es que otros gobernadores anteriores dijeron que sí. Yo tuve que asumir el reto de que no vamos a transigir. Me dijeron que me atuviera a las consecuencias porque ellos tenían 300 hombres armados.

P. ¿Unificar la policía es una de las soluciones a la violencia?

R. Claro. Tenemos que plantearnos un modelo de 32 policías estatales y una sola policía federal. Hay 2.500 municipios en el país y cerca de 2.000 no tienen capacidad de seguridad. Otros tantos están con el narco. ¿Qué hay que hacer? Controlar las policías municipales. En 1996 se les dio facultades a los municipios de que tuvieran un cuerpo armado y fue un tremendo error. Acabaron trabajando para el narco.

P. Usted es de los pocos gobernadores que apoya la legalización de la marihuana. ¿Por qué?

R. Es importante escuchar lo que está pasando en EE UU. No entiendo por qué los principales consumidores de droga, que son ellos, están ya en un proceso de legalización y acá estamos en una guerra absurda y patética. Todos lo que se gasta en persecución por traficar con cannabis nos cuesta mucho dinero. Mejor invirtamos en investigación.

P. Uno de sus compromisos de campaña fue despenalizar el aborto en Morelos. No lo ha hecho.

R. No lo he logrado porque no estuvo en la prioridad del Congreso del Estado. Entramos en una estrategia de reconstruir el tejido social con las familias y en eso nos han ayudado mucho las iglesias cristianas y sectores de la iglesia católica. Hacemos campaña a favor del uso del condón. Estamos ganando una batalla para que los jóvenes tengan claro que es más fuerte la hormona que la neurona.

P. Pero va a sacar adelante esa ley, ¿sí o no?

R. Tengo claro que es una decisión de ellas, pero no encuentro la correlación en el congreso todavía.

P. ¿Usted pidió a Ángel Aguirre, el exgobernador de Guerrero, su dimisión tras la desaparición de los estudiantes?

R. Sí, en una reunión de gobernadores le pedí que se separara del cargo para que las investigaciones fueran a fondo.

P. ¿Encontró apoyo?

R. Encontré resistencia de Aguirre porque no quería aceptar que por una omisión tan grave de su Gobierno estuvieran los Abarca en Iguala y por no tener un control de las policías. Eso tenía que afrontarse con responsabilidad. Somos la izquierda, no podíamos comportarnos como el PRI —el partido en el Gobierno— y el PAN —la derecha—. Acabó yéndose pero tendría que haberse hecho con mayor rapidez.

P. ¿Podrá la izquierda recuperar la confianza de los ciudadanos?

R. A todos los partidos políticos nos ha golpeado este tema de Iguala. Cocula [municipio en cuyo basurero incineraron a los estudiantes, según la investigación] es del PRI. Taxco era del PAN e igual está penetrado por el narco. La delincuencia no distingue siglas.

P. Usted lleva 30 años en la izquierda. ¿Es esta la peor crisis que ha vivido?

R. Sí. Antes nos dividíamos por discusiones políticas pero no gobernábamos. Ahora pagamos el precio de gobernar. Tenemos que diferenciarnos del resto de las fuerzas políticas. La gente distingue nuestra política social. La gente vota por el PRD. Es cierto que tenemos un problema de división. López Obrador más que un partido ha hecho una iglesia donde el único que dice qué se hace es él. Convierte la democracia en una tómbola, me parece una falta de respeto al avance político que hemos hecho.

P. ¿Qué ha hecho mal el presidente Peña Nieto para que su Gobierno se haya tambaleado tanto a finales de 2014?

R. El no haber actuado con mayor claridad. Subestimó lo ocurrido. ¿Qué nos ganamos con pedir su renuncia? Es un desahogo, no resuelve la crisis. Le dije al presidente en la cara que el presidente mandamás se acabó, eso es el viejo régimen. Hoy tiene que construir la gobernabilidad con los 31 gobernadores y el jefe de Gobierno del DF.

Sobre la firma

Juan Diego Quesada

Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS