Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro propone canjear a López por un independentista de Puerto Rico

La propuesta pareció la réplica a las repercusiones que tuvo el breve intercambio que Caracas y Washington tuvieron en Brasil

López se entregó a las autoridades el 18 de febrero de 2014.
López se entregó a las autoridades el 18 de febrero de 2014. Reuters

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en medio del anuncio de su viaje a China en busca de préstamos que alivien la penosa situación de las finanzas locales, aseguró que su gobierno está dispuesto a liberar al opositor Leopoldo López si a cambio Estados Unidos excarcela al independentista puertorriqueño Oscar López Riviera, condenado en ese país a 70 años de prisión.

“La única forma de que use las facultades presidenciales que tengo para liberar al monstruo de Ramo Verde (en alusión a Leopoldo López) es montarlo en un avión que lo deje en Estados Unidos y me entreguen a Rivera, pelo a pelo, hombre a hombre”, dijo el gobernante desde el palacio presidencial de Miraflores en una alocución transmitida a todo el país.

La propuesta pareció la réplica a las repercusiones que tuvo en la prensa internacional el breve intercambio que Caracas y Washington tuvieron durante la toma de posesión de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff. Allí Maduro manifestó a la delegación encabezada por el vicepresidente Joe Biden su disposición de mejorar las agrias relaciones entre los dos países. Biden exigió a cambio liberar a los presos políticos venezolanos y poner fin a la persecución contra otros dirigentes.

La oferta dio alas al sector de la oposición que considera que el exalcalde del municipio de Chacao es rehén de una justicia sometida al capricho del Ejecutivo venezolano. Su esposa, Lilian Tintori, suscribió ese parecer en varios mensajes de su cuenta de Twitter. En uno de ellos afirmó: “Con sus declaraciones el Presidente admite que Leopoldo López es un preso político de su régimen y que no hay independencia de poderes”. Tintori también quiso dejar claro que no hay lugar a canjes: “Es un tema de justicia. Deja el miedo, Maduro”.

López Rivera, un veterano de la guerra de Vietnam, que cumplirá 34 años en prisión, formaba parte de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico

López Rivera, un veterano de la guerra de Vietnam, que cumplirá 34 años en prisión el próximo mayo, formaba parte de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico, una organización clandestina que luchaba por la independencia de la isla caribeña de Estados Unidos, cuando fue capturado por el FBI en Chicago y acusado de conspirador. En el pasado Maduro lo ha comparado con el fallecido líder sudafricano Nelson Mandela, no solo por el tiempo que ha pasado tras las rejas, sino por los ideales que encarna.

En 1999 el entonces mandatario Bill Clinton le ofreció la libertad, pero López Rivera la rechazó porque 2 de los 16 integrantes de su grupo quedarían en prisión. Durante su larga condena muchos intelectuales y artistas de diversa ideología han demandado su liberación. En 2011 sus abogados elevaron una solicitud de clemencia al presidente Barack Obama, aún pendiente de respuesta. Si no se le otorga clemencia, como informa el diario boricua El Nuevo Día, deberá permanecer encerrado hasta junio de 2023, cuando tendría 80 años y habrá cumplido 42 años en prisión.

El Departamento de Estado no ve con buenos ojos la propuesta y así lo hizo saber en su rueda de prensa de este lunes. La portavoz Jen Psaki dijo que los casos de López Rivera y Leopoldo López no eran comparables, y denunció que con esa iniciativa Maduro buscaba evadir la discusión “sobre las verdaderas preocupaciones y problemas que enfrenta Venezuela”.

Respecto al caso de López, Psaki lamentó que un ciudadano sea sentenciado en una transmisión de televisión por el presidente de Venezuela sin esperar la conclusión de su juicio. “Los comentarios del señor Maduro subrayan preocupaciones que tenemos desde hace tiempo sobre la independencia del poder judicial en Venezuela, la falta del debido proceso y el uso del sistema judicial para silenciar a las voces de oposición”, añadió.

López está detenido en una prisión militar desde el 18 de febrero acusado de cuatro delitos. Hoy debía continuar su juicio, pero la audiencia fue suspendida. El líder opositor ha dicho que no se presentará en los tribunales hasta tanto la justicia se pronuncie acerca de las dos resoluciones emitidas por Naciones Unidas sobre su caso.