Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHRISTOPHE NAJDOVSKI / Responsable de Transporte de la Alcaldía de París

"Identificaremos a los más contaminantes"

Christophe Najdovski, del partido Europa Ecologista-Los Verdes, es adjunto a la alcaldía de París y responsable de transportes. El anuncio de la prohibición de los vehículos diésel está a falta de concreciones, pero advierte de que la medida se aplicará progresivamente y de que hay otros actores que facilitarán el control de los vehículos más contaminantes.

Pregunta. ¿Van ustedes hacia la prohibición total del diésel o habrá excepciones?

Respuesta. La prohibición será progresiva. Primero habrá restricciones de circulación, por ejemplo, de los vehículos más contaminantes durante la semana y quizá no durante los fines de semana. Eso permitirá usar su vehículo a los que no pueden cambiarlo todavía.

P. ¿Por qué no distinguen ustedes entre vehículos antiguos diésel y nuevos? Los fabricantes de automóviles dicen que los nuevos apenas contaminan.

R. El problema de los fabricantes es que son juez y parte. Lo que está claro es que la OMS ha clasificado el diésel como un elemento cancerígeno; que las micropartículas son perjudiciales para la salud. Todos los datos indican que tenemos un problema de contaminación atmosférica y, además, Francia está amenazada de sanción por parte de la Comisión Europea por no respetar las normas sobre calidad del aire. Hay, además, una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de noviembre pasado que dice que todos los países estamos obligados a tener resultados al respecto. Por eso queremos prohibir el diésel en el horizonte de cinco años. Esto empujará también a los fabricantes a hacer coches más limpios y nos permitirá eliminar de la circulación lo esencial de los vehículos que contaminan y que son, sobre todo, los diésel.

P. Ellos dicen, por ejemplo, que en el metro hay cuatro veces más de micropartículas que en la calle.

R. No se puede confrontar una contaminación a la otra. Porque haya contaminación en un sitio no se puede rechazar el intento de reducir en otro. Tenemos que luchar también contra la contaminación en el metro, sobre todo respecto a las partículas que emiten los frenos. La empresa que lo gestiona debe hacer su trabajo, pero eso no puede servir de pretexto para no hacer nada en las calles.

P. ¿Cómo se podrá distinguir a los vehículos más contaminantes para cerrarles el paso a la ciudad?

R. Nos hará falta un sistema de identificación de vehículos. Lo más sencillo es utilizar viñetas de diferente color como hace Alemania. Así se distingue fácilmente a los más contaminantes y a los que tienen autorización, bien permanente, bien temporal, para circular.

P. ¿Se están coordinando ustedes con el Gobierno?

R. Sí, claro, y el primer ministro, Manuel Valls, ha anunciado que en 2015 se pondrá en marcha el sistema de identificación de vehículos.

P. ¿Y con otros Ayuntamientos de otros países?

R. También. Confrontamos nuestros puntos de vista y experiencias. Con Madrid, por ejemplo, estamos trabajando sobre la política de estacionamiento. En París la tasa de pago de las multas es del 14%, mientras que en Madrid esa tasa se eleva al 90%. La prohibición es más respetada. En ese sentido, Madrid nos aventaja.