Reforma sanitaria en EE UU

Los republicanos demandan al Gobierno por la reforma sanitaria

El partido acusa a Obama de abuso de poder en la implementación de su ley estrella

El líder republicano John Boehner, este viernes.
El líder republicano John Boehner, este viernes. JIM LO SCALZO / EFE

Un día después de que Barack Obama anunciara medidas unilaterales en inmigración, el Partido Republicano interpuso este viernes una demanda por un supuesto abuso de poder en la implementación de la reforma sanitaria, la ley estrella del presidente de Estados Unidos. La acción judicial era esperada. La Cámara de Representantes, de mayoría republicana, votó en julio a favor de denunciar la aplicación de partes de la ley sin la autorización del Congreso.

La demanda, interpuesta en un juzgado federal de Washington, va dirigida contra los departamentos de Salud y del Tesoro. “La Administración ha abusado repetidamente de su poder usando las acciones ejecutivas para sustituir a la legislación”, reza. Los republicanos apuntan a dos medidas no autorizadas por el Congreso respecto a la ley adoptada en 2010 con el objetivo de ampliar la cobertura sanitaria a millones de personas que carecían de seguro.

Más información

De un lado, la decisión de Obama de dictar un decreto en junio de 2013 que retrasaba el requisito de que las empresas con entre 50 y 99 empleados tengan que ofrecer cobertura sanitaria a sus trabajadores. Y del otro, a la transferencia, a partir de este año y durante los diez próximos, de fondos públicos a compañías de seguros médicos para favorecer que las personas de bajos recursos tengan acceso a un seguro de salud.

“Una y otra vez, el presidente ha optado por ignorar la voluntad del pueblo estadounidense y de volver a escribir la ley federal por su cuenta sin el voto del Congreso”, señaló el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, en un comunicado. “Esta no es la forma en la que fue diseñado nuestro sistema de Gobierno”.

Boehner lamenta el uso de “acciones unilaterales”, subraya que la Cámara “tiene la obligación de defender” la separación de poderes fijada en la Constitución, y advierte de que, si se tolera que Obama elabore sus propias leyes, “presidentes futuros tendrán la habilidad de hacer lo mismo”.

La decisión de interponer la demanda supone un paso más en la polarización política que vive Washington desde que en 2010 el Partido Republicano se hizo con el control de la Cámara de Representantes. Desde entonces, la aprobación de leyes en el Congreso está en mínimos históricos por el obstruccionismo de los republicanos y la falta de entendimiento con los demócratas, que desde 2006 controlan el Senado.

Una y otra vez, el presidente ha optado por ignorar la voluntad del pueblo estadounidense y de volver a escribir la ley federal por su cuenta sin el voto del Congreso” John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes

Pero la aritmética parlamentaria cambiará a partir de enero cuando se constituirá el Congreso saliente de las elecciones legislativas del pasado 4 de noviembre. Los republicanos serán mayoría tanto en la Cámara como en el Senado. La inacción del Congreso fue lo que llevó a Obama a tomar el jueves medidas unilaterales para evitar la deportación de unos cinco millones de inmigrantes. Y el presidente ha avisado de que está dispuesto a seguir tomando acciones por su cuenta en los dos años que le quedan de mandato. Algo que algunos conservadores han tildado de declaración de hostilidad.

Para los republicanos, la demanda sobre la reforma sanitaria es solo un ejemplo de lo que consideran un abuso sistemático de la capacidad ejecutiva de Obama. “Con lo que estamos lidiando es mayor que Obamacare (el nombre despectivo a la reforma sanitaria), es mayor que la acción ejecutiva. Es sobre si el presidente de EE UU tiene el poder de hacer lo quiera al margen de si lo permite la ley”, dijo este viernes en la cadena CNN el congresista republicano Mario Díaz-Balart.

La líder demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi, calificó de “inmerecida” la denuncia y consideró que es una cesión de los líderes republicanos a los “extremistas” de su partido “hambrientos por un impeachment”, el proceso de destitución de un presidente.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50