Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes del G20 presionan a Putin por el conflicto ucranio

Obama advierte a China de que no intimide a los países pequeños

Los líderes del G-20 presionana a Putin para conseguir una solución en Ucrania

El presidente ruso, Vladímir Putin, fue ayer el centro de todas las miradas durante la primera jornada de la cumbre del G20 en Australia, por el conflicto en el este de Ucrania. La presión fue tal que las agencias occidentales, citando a una fuente oficial anónima de la delegación rusa, dieron por hecho que Putin abandonaría Brisbane antes de que terminase el encuentro de los mandatarios. Pero la espantada del jefe de Estado ruso fue desmentida horas después por el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El gesto más comentado de la jornada fue el de primer ministro canadiense, Stephen Harper. “Supongo que te estrecharé la mano, pero solo tengo una cosa que decirte: tienes que salir de Ucrania”, le espetó Harper a Putin durante el encuentro de líderes. “El presidente respondió que, lamentablemente, esto es imposible, ya que nosotros no estamos allí”, dijo Peskov.

El Kremlin niega que el dirigente ruso abandone la cumbre antes de tiempo

El líder ruso también se reunió con el primer ministro británico, David Cameron, en un encuentro que los portavoces del británico calificaron de “tenso” y con la canciller alemana, Angela Merkel, y el nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Las andanadas diplomáticas vinieron también por parte del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que lanzó la primera advertencia al revelar que los ministros de Exteriores de la UE se reunirán mañana para estudiar la situación en el este de Ucrania. Esta semana, la OTAN confirmó la entrada de armamento pesado y tropas de combate en territorio ucraniano.

“Continuaremos utilizando todas las herramientas diplomáticas a nuestra disposición, incluyendo sanciones”, aseguró Van Rompuy. El dirigente europeo se mostró firme, pero prudente. “Rusia todavía tiene la oportunidad de cumplir con los acuerdos de Minsk y elegir rebajar la tensión”, aseguró, en referencia al alto el fuego firmado en septiembre en Minsk, la capital de Bielorrusia.

Además, subrayó la necesidad de “evitar un retorno a un conflicto a gran escala” y pidió a Rusia que ejerza su influencia sobre los rebeldes para “parar la entrada de armas y tropas en Ucrania”. Pero Rusia sigue negando haber introducido armamento pesado y tropas en Ucrania.

En declaraciones a la televisión alemana ARD, Putin advirtió de que Rusia no permitirá que el Ejército ucranio elimine a todos sus rivales en el este prorruso. “¿Significa que usted quiere que las autoridades ucranias lo destruyan todo? ¿A todos sus rivales y opositores políticos? ¿Es lo que usted desea? Nosotros, no. No lo permitiremos”, dijo. Además, alertó de que las sanciones occidentales contra la banca rusa llevarán a la ruina a la economía ucrania, a la que las entidades financieras rusas han prestado más de 25.000 millones de dólares (19.968 millones de euros). “¿Que [las potencias occidentales] quieren hundir a nuestros bancos? Entonces, hundirán a Ucrania”, subrayó.

"¿Quieren hundir nuestros bancos? Hundirán Ucrania”, dice el mandatario

Pero las advertencias no fueron solo para Rusia. En un velado mensaje a China, el presidente estadounidense, Barack Obama, insistió en que la seguridad en Asia debe estar basada no en la “coerción o la intimidación”, no en que “las grandes naciones intimiden a las pequeñas sino en alianzas para la seguridad mutua”. Aunque Obama no se refirió explícitamente a China, dejó poco margen a la duda al aludir a las “disputas sobre el territorio, islas remotas e islotes rocosos”, como los llamados en japonés Senkaku y Diaoyu en mandarín, que “amenazan con derivar en confrontación”.

El presidente estadounidense subrayó la importancia del libre comercio y de la democracia y aseguró que “la América del futuro trabaja hacia Asia y el Pacífico como aliados y amigos”.

“Continuaremos profundizando nuestro compromiso, utilizaremos cada elemento del poder americano: diplomático, militar, económico, del desarrollo, el poder de nuestros valores y nuestras ideas”, destacó.

Más información