Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferguson aguarda con expectación la decisión sobre el caso de Brown

El fiscal dijo que a partir de este sábado se podría conocer la deliberación del jurado

Las tiendas en Ferguson han protegido sus fachadas por miedo a altercados.
Las tiendas en Ferguson han protegido sus fachadas por miedo a altercados. AFP

Ferguson aguarda con expectación y nervios el veredicto del gran jurado que debe decidir si imputa a Darren Wilson, el policía blanco de 28 años que en agosto mató por disparos a Michael Brown, un ciudadano negro desarmado de 18 años. El suceso en ese suburbio de Saint Louis (Missouri), en el Medio Oeste de Estados Unidos, desencadenó una de las mayores protestas raciales en este país en las últimas décadas.

Tras casi tres meses de deliberaciones, el jurado ultima la decisión, según dijo el jueves un abogado de la familia Brown. La oficina del fiscal del condado de Saint Louis, Robert McCulloch, anunció la semana pasada que la decisión podría anunciarse cualquier día a partir de este sábado 15. El gobernador de Missouri, Jay Nixon, señaló que lo más probable es que sea a finales de mes.

El gran jurado es el encargado en la justicia estadounidense de decidir si hay pruebas suficientes para presentar cargos contra una persona. Si Wilson es imputado se iniciaría un proceso judicial sobre el suceso. En este caso, el jurado está compuesto por nueve personas blancas y tres negras. La familia de Brown, grupos de derechos civiles y manifestantes piden desde el inicio de las deliberaciones que se aparte de la dirección del caso al fiscal McCulloch, cuestionado por ser blanco e hijo de un policía asesinado por un negro.

Muchos en Ferguson parecen dar por hecho que Wilson no será imputado y seguirá libre sin cargos. Así lo sugieren las intensas preparaciones de la policía, escuelas y comercios ante las previsibles manifestaciones de indignación que pueden desencadenarse tras la decisión del jurado de no presentar cargos contra el agente. El temor en el área de Saint Louis es que las protestas sean aún más intensas de las que se vivieron durante las dos semanas posteriores a la muerte de Brown el 9 de agosto. Desde entonces, se mantienen manifestaciones esporádicas. La familia del joven ha pedido calma ante la decisión.

Las imágenes de policías, mayoritariamente blancos, cargando contra manifestantes, principalmente negros, y lanzándoles gases lacrimógenos dieron la vuelta al mundo y abrieron en EE UU el debate sobre la discriminación racial de la policía y su militarización. El presidente estadounidense, Barack Obama, llegó a mencionar en septiembre el caso de Brown en su discurso ante la Asamblea General de la ONU. Y el Departamento de Justicia inició una investigación por posible vulneración de derechos civiles.

En Ferguson, una localidad de 21.000 habitantes, la mayoría de la población es negra, pero el ayuntamiento, la policía y el organismo que rige las escuelas están dominados por blancos. Tres meses después, las circunstancias exactas del suceso siguen sin aclararse. Se sabe que Brown murió, en pleno mediodía de un sábado, de al menos seis disparos de Wilson mientras andaba con un amigo por la calzada en una calle residencial. La policía sostiene que hubo un forcejeo por el arma del agente, mientras el amigo que acompañaba a Brown asegura que éste alzó sus brazos en señal de rendición.

Gran parte de la sensación en Ferguson de que Wilson no será imputado proviene de las filtraciones periodísticas sobre la investigación. Según el diario Saint Louis Dispatch, la autopsia que el condado de Saint Louis efectuó al cuerpo de Brown -le hicieron otros dos exámenes- sugiere que, al tener Brown una herida en la mano, el joven habría tratado de quitarle la pistola a Wilson, como asegura la policía. Además, según The New York Times, el agente dijo a las autoridades que en el encuentro con el joven sufrió por su vida. En paralelo, el mismo rotativo ha apuntado que no se prevé que Justicia presente cargos contra Wilson por vulneración, con su actuación, de los derechos civiles de Brown.

La clave en la decisión del gran jurado está en dirimir si Wilson actuó o no en defensa propia. La ley permite usar fuerza letal cuando un policía “cree razonablemente” que una persona “puede poner en peligro su vida o infringir una lesión física seria a menos que sea arrestado sin dilación”.

Más información