Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder radical serbio Seselj vuelve a Belgrado tras 11 años preso en La Haya

El Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia deja en libertad a Vojislav Seselj, enfermo de cáncer. Está acusado de crímenes de guerra en Bosnia y Croacia en los noventa

Vojislav Seselj saluda desde la sede del partido, en Belgrado.
Vojislav Seselj saluda desde la sede del partido, en Belgrado. AP

El líder radical serbio Vojislav Seselj, encarcelado en La Haya desde febrero de 2003 por presuntos crímenes de guerra cometidos en Bosnia, Croacia y Serbia durante los años noventa, ha aterrizado este miércoles en Belgrado, donde fue recibido por un millar de seguidores, tras ser puesto en libertad condicional por el Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia (TPIY) por razones humanitarias. A Seselj, de 60 años, le fue diagnosticado un cáncer de colon el pasado año y regresa a su país para recibir tratamiento.

El Gobierno de Belgrado, en manos del Partido Progresista de Serbia (PPS, centroderecha), ha prometido que el líder nacionalista “no tendrá contacto alguno con testigos o víctimas [de los delitos de que se le acusa] y regresará al Tribunal [de La Haya] cuando se le ordene”, según las condiciones impuestas por el TPIY para concederle la condicional. Seselj, que se entregó en 2003, está acusado de reclutar y financiar a voluntarios e incitarlos a cometer torturas, asesinatos, limpieza étnica y otros crímenes contra la humanidad durante las guerras de independencia de las antiguas repúblicas de la Federación Yugoslava, en los años noventa. La duración del proceso judicial en su contra ha sido blanco de las críticas de víctimas y organizaciones civiles por la obstrucción del propio Seselj y la sustitución de uno de los jueces que componen el tribunal. La sentencia estaba prevista para octubre de 2013, pero el cambio de magistrados ha demorado sine die el fallo.

El retorno de Seselj a Belgrado pone en aprietos al Gobierno de Aleksandar Vucic, en el contexto de una Serbia que aún arrastra la rémora de su participación en las guerras de los Balcanes, y puja por entrar en la Unión Europea, donde ya se sientan desde hace años otras antiguas repúblicas yugoslavas como Croacia y Eslovenia. Seselj, líder del Partido Radical Serbio (PRS), fue el mentor político de buena parte del liderazgo del PPS, incluidos el actual presidente, Tomislav Nikolic, y el primer ministro Vucic, correligionarios suyos en el Partido Radical. Ambos rompieron con Seselj en 2008 para fundar su actual partido, que ha hecho bandera del ingreso de Serbia en la UE. Nikolic y Vucic llegaron al poder en 2012 y han procurado por todos los medios distanciarse de su antiguo socio, que no les perdona la defección: la marcha de Nikolic y Vucic hirió de muerte al Partido Radical, durante años el más poderoso de Serbia, hasta el punto de perder su representación parlamentaria.

Seselj, sin embargo, goza de un amplio respaldo entre los sectores ultranacionalistas más recalcitrantes, como los partidarios que le aguardaban hoy en el aeropuerto de Belgrado al grito de “victoria, victoria” —entre ellos miembros de la organización ultraderechista Obraz—, y los que tienen previsto concentrarse este sábado en la Plaza de la República de la capital en un acto de bienvenida convocado por el Partido Radical. El propio Seselj se dirigió micrófono en mano a sus seguidores desde la sede de su partido, en el barrio belgradense de Zemun, en una alocución en la que prometió venganza y tildó al presidente y el primer ministro de "renegados y traidores que han vendido su honor, han renunciado al nacionalismo serbio y se han convertido en vasallos de Occidente". Por eso el temor de las autoridades de Belgrado a su presencia es palpable. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Aleksandar Vulin, exmiembro también del Partido Radical, ha llegado a insinuar que Seselj intentará desestabilizar al Gobierno. “Hay intentos de usar la llegada de Seselj directamente contra [el primer ministro Aleksandar] Vucic y como un factor de desestabilización de Serbia”, dijo el ministro, citado por el portal informativo Balkan Insight.